/ Derechos Humanos / En defensa propia

En defensa propia

delacalle Ninguno 4 agosto, 2015 - 11:04 pm en Derechos Humanos, Géneros, Locales, Noticias

(Por Giuliana Crucianelli, Nicole Corvera y Facundo Muñoz) Comenzó el primer juicio por jurados que involucra un caso de violencia de género. Después de varias horas de demora, cerca del mediodía, en los tribunales de Estomba 34 se produjo el sorteo de las 18 personas que integran el jurado. 12 titulares y 6 suplentes presididxs por la jueza Claudia Fortunatti. La audiencia continúa este miércoles desde las 9:30.

El hecho

El hecho que está en discusión ocurrió el 2 de febrero de 2014 entre las 0 y la 1. Los involucrados son José Luis Sardiña y su ex pareja, Cinthia, cuyo nombre preferimos no dar a conocer. Ese día, Sardiña había acordado con Cinthia llevarse a sus hijas. Posteriormente ella lo llama y se entera que estaban en el cumpleaños de la madre de Sardiña, Beatriz Díaz, quien cumplió una condena de diez años de prisión acusada de prostituir a su propia hija.

Cinthia no quería que las nenas estuvieran con Díaz, temía por su seguridad. Cuando lo llama, él comienza a insultarla, aparentemente, por unas fotos que había visto en su Facebook.

Cinthia fue a la comisaría para que tomen cartas en el asunto pero le respondieron que esa zona no era de su jurisdicción, es entonces cuando decide ir hasta el domicilio de Víctor Hugo Sardiña, hermano de su ex pareja, donde se encontraban sus hijas. Cuando llega a la casa, pide por José Luis Sardiña. “Cuando él sale me pega una piña en la cara. Saqué el cuchillo y yo me defendí para que pare de pegarme”, dijo la mujer. Ella le provocó una lesión en el pecho del lado derecho, con afectación pulmonar por la cual se le imputa homicidio simple en grado de tentativa agravado por el vínculo.

Desde el principio

Cinthia tiene 26 años. Sardiña es su ex pareja, tuvieron tres hijos. El primero fue a los 16. El bebé no pudo sobrevivir al parto debido a las dificultades del embarazo. Sardiña no quiso hacerse cargo hasta que se enteró que el bebé había fallecido.  A partir de allí, comenzaron a convivir.

Al año, Cinthia vuelve a quedar embarazada y tienen su segunda hija. Según el peritaje oficial de la asistente social Patricia Dinamata, quien declaró durante el juicio, Sardiña “no le permitía a Cinthia salir sin su permiso. Los roles estaban estipulados: el hombre trabaja, la mujer se queda en la casa. Eso era taxativamente así. Incluso dicho por los protagonistas”. Tampoco le permitía ver a nadie sin su permiso. Se aislaba de su familia, amigos, entorno.

Al tiempo, José Luis Sardiña fue condenado a prisión por una causa de robo calificado con portación de arma de fuego. Pese a que estaba preso, ambos continuaron su relación y tuvieron  a su tercera hija.

Cinthia declaró que cuando su ex pareja salió en libertad comenzaron a tener una relación conflictiva y que él la golpeaba. Ella realizó denuncias. La primera fue del 19 de marzo del 2012. Lo denunció por violencia en presencia de una de sus hijas. Pidió que se lo excluya del hogar y se separaron. Como Sardiña no quiso irse, se fue ella a vivir a la casa de su madre, con sus hijas.

En noviembre de 2012 llegó la orden de restricción para que Sardiña no pueda acercase a su ex pareja. Ella nunca le negó la posibilidad de ver a las nenas.

La segunda denuncia fue del 31 de enero de 2013 cuando Cinthia dejó constancia de que una de sus hijas le había dicho que su padre la había manoseado. Sardiña echó a su ex pareja de su propia casa y la amenazó con un cuchillo, el cual impactó en el antebrazo de ella. También hay constancia de estos hechos en una denuncia y una medida cautelar.

La tercera denuncia fue el 25 de febrero de 2013. El hecho se produjo en la casa de Cinthia en presencia de las niñas, de un familiar y un vecino. José Luis Sardiña irrumpió en la casa de su ex novia amenazándola con un revólver. Ella tomó un cuchillo para defenderse. En un forcejeo él logró sacárselo pero ella pudo echarlo de la casa. El hombre se fue al grito de “tu hermano y vos me las van a pagar”, con el arma y el cuchillo en su poder.

“Tenía miedo porque cada vez que me veía en la calle no le importaba nada y me volvía a golpear, cada vez era peor”, relató Cinthia muy conmovida.

Pericias

Según el dr. Emiliano De Prada, perito psicólogo de la Defensoría de Bahía Blanca quien declaró en el juicio, de las pericias psicológicas surge que Cinthia es “una persona pasiva, de carácter sumiso e influenciable por terceros”.

Se evalúo en tres oportunidades el relato de la joven, el cual es -dijo el perito- “fluido, espontáneo y tiene concordancia a lo largo del tiempo”. Se pudo observar en su personalidad un “arrasamiento subjetivo por años de violencia, maltrato y castigos. Esto quiere decir que se cortan los lazos con el entorno, comienzan a haber problemas para relacionarse y la persona se vuelve introvertida”. Además, Cinthia presenta “sensaciones persecutorias, como caminar por la calle y ver la cara del agresor en otras personas. Su vida se desarrolla entorno a hechos violentos”.

De las tres entrevistas del perito con la acusada, se llegó a concluir que el hecho fue “una respuesta emocional ante una situación traumática y de pánico” y que “hay indicadores que son compatibles con los casos de mujeres víctimas de violencia de género”.

Otra pericia citada por la defensa fue la de la asistente social Patricia Dinamata. Fue la encargada de hacer una breve cronología de la vida de Cinthia, de hablar con sus familiares, incluidas sus hijas. “Cinthia se ocupa de absolutamente todo. De llevarlas al colegio, al médico, de darles de comer. De todo. Solo las deja al cuidado de la abuela, su madre, cuando tiene que salir a hacer alguna cosa”, afirmó.

También dijo que debido a los constantes ataques de Sardiña, Cinthia no pudo trabajar porque él se presentaba en su espacio laboral e insultaba a sus compañeros, hacía escándalo y amenazaba a la gente del lugar. Las niñas asisten actualmente a un comedor y espacio de contención una vez que se retiran del colegio y jardín.

Los testigos

Pasaron a declarar los familiares de José Luis Sardiña. Su hermano, Víctor Hugo, el dueño de la casa donde se produjo el hecho. Su otro hermano Daniel, quien estuvo preso junto con él por participar del robo. Su madre, Beatriz Díaz, y el mismo Sardiña.

Los familiares, como es de esperar, lo defendieron. Alegaron que José Luis es analfabeto, que “se peleaban siempre” y que “nadie se metía”. José Luis Sardiña, quien está detenido por haber violado la prohibición de acercamiento, fue reacio a declarar y cuando se le preguntó si Cinthia había tenido intención de matarlo, contestó que no.

Una vez que pasaron todos los testigos, se procedió a un cuarto intermedio hasta este miércoles a las 9:30 en Estomba 34. El juicio es oral y público, cualquier persona puede asistir. Declararán familiares de Cinthia y se espera el jueves tener el veredicto final.

Comentarios están desactivados.