Esta madrugada un grupo de hombres mató al presidente de Haití, Jovenel Moise. El primer ministro, Claude Joseph, anunció el estado de sitio y comunicó que “la primera dama herida está viva y recibiendo los cuidados que requiere. Los hijos del presidente están a salvo”.

Informó que el hecho fue cometido por una banda armada, cuyos integrantes aun no fueron identificados, algunos de los cuales hablaban español e inglés.

Desde Puerto Príncipe, Damiana Lanusse, directora de la fundación América Solidaria, brindó a FM De la Calle un panorama de la situación social y política del país.

“Las calles están bastante desérticas, hay manifestaciones en algunos focos, cortes de calle que estaban empezando a aflorar. Las organizaciones de cooperación, fundaciones, ya vienen tomando medidas de refuerzo de seguridad y teletrabajo y eso se está reforzando más que nunca”, afirmó Lanusse.

En relación al contexto social, mencionó que “se viene dando últimamente un incremento de la inseguridad de manera alarmante, en los últimos 2 o 3 meses, aumento de secuestros y ataques a ciudadanos en la vía pública, bandas de delincuentes armadas. Constantes enfrentamientos entre pandillas, sumado a la sofisticación de armamento que utilizan y una expansión geográfica en el país”.

Agregó que “en los últimos meses se dio una apertura y empezaron a actuar donde antes no eran lugares de riesgo, también se da un impedimento de circulación que a veces deja a la capital sin poder entrar o salir, por causa de estos enfrentamientos las familias se ven forzadas a abandonar sus hogares”.

“Ausencia de protección civil, altísima corrupción e impunidad, combinados con una inestabilidad política”, fueron otros factores destacados por Lanusse.

Comentó que Moise “estaba llamando a un referéndum constitucional para 27 junio, en un año de elecciones legislativas y presidenciales. Este referéndum estaba encontrando resistencia de población y oposición, sin embargo, la campaña del presidente seguía activa y bastante agresiva en la reforma constitucional que incluía la posibilidad de seguir en el poder luego del 7 de febrero que hubiera sido la fecha de descenso. Hay una ausencia total de liderazgo, deterioro de las instituciones estatales”.

En junio, la visita de la Organización de Estados Americanos facilitó una mediación que tuvo el resultado de la suspensión del referéndum “que anticipaba conflictos sociales por la evidente oposición”.

Respecto al origen de las bandas armadas, Lanusse señaló que “hay flujo de tráfico de armas ilegal por la porosidad en las fronteras donde no hay seguridad que detenga estos movimientos ilegales. También a ciertos miembros de los poderes gubernamentales se les adjudica responsabilidad por estar vinculados a estas bandas, es bastante vox populi. Los jóvenes, al no tener espacios de participación, referentes sociales y comunitarios se suman a estas ‘alternativas’ que les ofrecen”.

Por último, comentó que el Poder Legislativo se conforma por dos fuerzas mayoritarias “el poder oficial que ocupa la presidencia y hay un sector que está más o menos organizado como oposición. Esto es un proceso de conformación del estado, así como se ha dado en otros rincones del continente a fuerza de luchas y de fuerzas paralelas por el poder y esta madurez de lo democrático, pero se trata de un país atrasado en ese sentido que deriva en estas situaciones extremas”.