El grupo Abrazo a la Plaza del Sol manifestó que la decisión municipal de pintar murales en la pileta y una de las paredes de la cochera de dicho espacio se hizo “sin realizar ninguna consulta, ni a nuestro grupo, ni a la ciudadanía. Y fue también sin ningún tipo de licitación o concurso. Designaron una artista ‘a dedo'”.

“Luchamos para que no se destruya la plaza, el Municipio se comprometió a hacer algunas reformas. Entre ellas se tapó la pileta, se puso un piso de cemento. Nos había dicho Arrigo Reale que iba a venir una mujer a hacer unos murales, les dije que sería interesante que venga a hablar con nosotros para ver de qué temas. No solo no vino sino que nos encontramos con que esa pileta estaba toda pintada incluso con un discurso con palabras que no tenían nada que ver con el espíritu la plaza”, dijo Mónica Oliver.

Opinó que “es una falta de ética y de democracia. No tengo nada en contra de la chica, se la lleva de manera unipersonal a dedo a hacer un trabajo sin previa consulta con nadie, parece como un paracaidista que cae a la plaza que está llena de gente, de memoria, que tiene 3 nombres, una queda sorprendida de este tipo de intervención, es silenciar a la gente para hacer lo que uno quiere”.

“La joven fue y tapó todas las palabras que había escrito, que para mí son de claro corte neoliberal: la fe, mis padres, dónde está el norte, cuando tenemos un sur que clama. Es una disputa ideológica profunda”, enfatizó Oliver.

Por otro lado, desde la agrupación solicitaron que Concejo Deliberante declare a la plaza Patrimonio Urbanístico y Cultural, solicitud que “se ha perdido en los laberintos municipales”, según informó Oliver.

“Todavía no hemos vencido, hay muchos intereses”, dijo respecto al rechazo al proyecto de cocheras subterráneas. “Hay una licitación para el mercado municipal y está incluida algún tipo de reforma sobre la plaza, hay planes para meter mano. No hay ningún interés en declararlo de interés, todavía siguen vigentes los intereses espurios como por ejemplo la calle Portugal, donde un grupo se quiere quedar con ella para poner sus emprendimientos gastronómicos”, dijo Oliver.

Por último, en referencia a la consulta comunal para modificar el nombre del Parque Campaña del Desierto y la viralización de la propuesta de reemplazarlo por el de Julio A. Roca, opinó que “fue una estrategia de la derecha, ellos sabían que se abría este concurso y empezaron a decir Roca. Es inviable y no creo que la gente de Bahía mayoritariamente quiera ponerle Roca, es justamente lo que queremos dejar atrás”.

“Se debería consultar a los pueblos originarios y me parece que habría que tener un nombre mixto. Estos simulacros democráticos me agotan, hay que dejarnos de paparuchadas”, finalizó.