/ Cultura / José Ignacio González Casali: ¿qué piensa el nuevo director del Instituto Cultural de Bahía Blanca?

José Ignacio González Casali: ¿qué piensa el nuevo director del Instituto Cultural de Bahía Blanca?

delacalle Ninguno 19 febrero, 2021 - 1:33 pm en Cultura, Entrevista

(Por Astor Vitali) Hace poco más de un mes –el 14 de enero- Morena Llanca Rosselló renunció al cargo de directora del Instituto Cultural de Bahía Blanca. Fue una demanda que unificó a todas las organizaciones de la cultura de Bahía Blanca, buena parte del movimiento obrero y dirigentes de fuerzas políticas variopintas que integraron el Concejo Deliberante (honorable, él) desde el retorno de la democracia a la fecha, a raíz de su intento de derogar todo el marco normativo que colabora con el acceso a los derechos culturales. Sumado a esto –con excepción de los sueldos de privilegio que percibieron quienes detentaron cargos políticos-, decidieron no ejecutar el presupuesto en el dramático contexto de pandemia durante 2020.

Al día siguiente, el intendente Héctor Gay designó a José Ignacio González Casali al frente del área. Durante los años 2018 y 2019 fue coordinador de los Organismos Artísticos del Sur y, hasta este nombramiento, fue director de Cultura del Instituto Cultural durante la gestión Rosselló.

En esta entrevista con FM De la Calle, el abogado delinea sus prioridades, enuncia sus compromisos ante la comunidad y esboza una mirada de política cultural para esta etapa del gobierno de Juntos por el Cambio en la ciudad.

Las siguientes líneas ayudarán a nuestra audiencia a responder la pregunta que se escucha por allí, con estrujo de garganta, como el murmullo de los fantasmas de los teatros abandonados: ¿cambia la política cultural o cambia un funcionario?

Asumís en un contexto de mucha crítica al gobierno de Héctor Gay por parte del sector cultural. ¿Cuál es tu mirada de lo que debe ser una gestión cultural luego de todo lo que ha pasado estos años?

Comenzar por el diálogo que me parece que es fundamental y tener la mirada de los dos lados: la comunidad artística y por otro lado el vecino que recibe todo ese caudal de propuestas. No olvidar eso.

El 18 de enero fue la designación de mi persona como director del Instituto Cultural y me encuentro en la situación de tratar de volver al diálogo y recuperar la confianza del sector cultural que estaba totalmente rota. Yo creo que de a poco se va logrando, demostrando con acciones, viniendo de un año muy complejo que fue durísimo para todos los sectores. Para el sector cultural, yo creo que uno de los más castigados por el tema de las prohibiciones que fue lo primero y lo último en reactivarse. Es un complejo panorama que hay que tratar de desenmarañar entre todos.

Parte de la desconfianza surge del hecho de que vos venías funcionando como director del área de Cultura durante la gestión de Rosselló al frente del Instituto Cultural. ¿Qué te une y qué de diferencia de la mirada que tenía esta funcionaria para el cargo que hoy ocupás?

Fundamentalmente el ser la cabeza del Instituto, cuando yo asumo entiendo que la figura del Instituto hay que recomponerla, hay que fortalecerla y eso lo puede hacer quien tiene el mando, en este caso mi persona como secretario. Son cuestiones personales, miradas distintas. No es por criticar ni nada pero la decisión es del secretario y esta es una oportunidad muy importante para mí para tratar de revertir todo esto y mostrar el interés real que tenemos por el sector yo y mi equipo. A mí me brinda una ayuda muy importante.

El ámbito de la cultura de la ciudad es muy grande y es muy difícil atender a todos. Entonces, el haber conformado este grupo con gente que ya se encontraba en la municipalidad pero ahora con un papel desde el gabinete cultural, me parece que está bueno, la pluralidad de ideas y de miradas siempre ayuda muchísimo.

Hubo una serie de denuncias públicas, entre ellas la de la Red de Comunicadoras de Bahía Blanca, criticando la designación de Rubén García por “prácticas violentas en sus espacios laborales o en tareas relacionadas a su profesión” y por públicas “expresiones misóginas, violentas y xenófobas” en redes sociales. Había sido designado en la órbita de planificación urbana a cargo de Tomás Marisco y ahora lo has ratificado en tu gabinete. ¿Toman estas denuncias que, si bien no son judiciales, han tomado estado público?

Ese tema fue tratado, bastante conversado y como ya ha ocurrido en otros casos, si llegara a existir algún tipo de denuncia formal obviamente cualquier funcionario, no solamente él, sería apartado del cargo. Pero en este caso son denuncias que si bien son públicas, como vos decís, no alcanzan ese rango. No tenemos que dejar de mirar eso y seguir trabajando.

Él ya formaba parte, ocupa un lugar importante. Más en esta actualidad que la mirada va a pasar por el espacio público y su conocimiento me parece valioso. Es una opinión más al gabinete que me parece valiosa. Obviamente todo está supeditado a cómo se va desarrollando todo y a la labor de cada uno. Nadie está atado a su lugar pero me parece que hasta ahora venimos funcionando bien y es importante.

Desde tu designación hay una modificación, en principio desde lo discursivo, que implica decir “mi gestión se hará en torno de las ordenanzas y del fortalecimiento del Instituto Cultural”. ¿Esto implica, además de tu visión, una reflexión del intendente Héctor Gay acerca de lo hecho en el ámbito cultural desde el inicio de la gestión hasta aquí?

Seguramente, desde que Morena presenta la renuncia, se está trabajando en un grupo de personas de sus allegados como su secretario en la conformación de este organigrama y, cuando me convocan, terminamos de definirlo. Yo creo que sí, es una mirada distinta. Es un llamado de atención. Obviamente estar en conflicto con otra persona o con otro grupo de personas no es agradable. Entonces, la idea es entre todos hacer lo posible para revertir esto.

Y debo destacar que desde todos los lugares porque no solamente desde nuestro lugar sino desde las agrupaciones y asociaciones del otro lado recibimos eso. Que es momento de sentarnos, de hablar, de tratar de llegar a acuerdos y no requerir por ahí el todo sino ir por parte y construyendo juntos.

Luego de este verano –climática y psicológicamente hablando- se espera, por el espejo europeo y por análisis de situación sanitaria, que la coyuntura en abril o mayo nos vuelva a dejar en casa o al menos con dificultades para la presencialidad, lo cual implica la necesidad de concebir con mucha destreza cualquier planificación. ¿Cómo ves la posibilidad de tu gestión en este contexto pandémico? ¿Qué están pensando en ese sentido?

Hemos aprendido en el 2020, que a todos nos tomó por sorpresa. Recuerdo haber visto la primera comedia completa, en un ensayo general, y pensar que íbamos a cerrar por quince días y que íbamos a volver. Esa incertidumbre que vivimos durante el 2020 me parece que nos sirve para aprender y tener planes a, planes b e inclusive planes c.

Estamos pensando muchas actividades al aire libre, muchas en formato presencial hasta que se pueda con un aforo reducido y que está habilitado por la provincia. Y muchas en forma virtual. Hicimos la convocatoria de “eventos permanetes” de esa forma.

La comedia va a ser grabada para tener un respaldo para poder trabajar con las escuelas en el caso de que haya un cierre definitivo. Por suerte, aprendimos del año pasado y no va a ocurrir lo mismo que ocurrió.

Desde el punto de vista de económico, asumís con un presupuesto confeccionado por Rosselló,  claramente por debajo de los índices inflacionarios, más allá del fondo educativo. ¿Hay posibilidad de modificarlo, de pedir al intendente que revea alguna de esas partidas? ¿Cómo se puede hacer una gestión nueva interesada en la cultura con un presupuesto viejo desinteresado de la cultura?

En primer lugar, me interesa decir que tuve la seguridad de que las ordenanzas cumplían con su presupuesto, que eso me da una base y me da tranquilidad en ese aspecto.

Con respecto a lo extra, hay herramientas. Hoy estuve hablando sobre el tema de “Solidaridad cultural” y de ampliar el monto. El monto se triplicó al que existía. Es una herramienta que quiero darle otra impronta y que sea más fácil de utilizar porque es una muy buena herramienta y en ese caso tendríamos alguna ayuda.

Después está la ayuda privada. He mantenido algunas reuniones y algunos eventos van a ser apoyados también desde ese ámbito.

Si bien nunca es suficiente, creo que este año, como viene planteando vamos a poder cumplir y mejorar lo que veníamos haciendo.

¿Qué va a pasar con el presupuesto que no se ejecutó el año pasado?

Yo pedí un informe a Economía e inclusive el propio secretario lo explicó al Consejo Consultivo. Se habla de un número supuesto que puede llegar a ocurrir y que durante el 2020 no se dio por dos temas: por ingresos menores y por redistribución del ingreso a la municipalidad. El presupuesto es dinero que se presupone que va a ingresar a la municipalidad y que por emergencia sanitaria y económica el año pasado no se dio de esa forma.

Lo que tenemos la certeza es que lo que este año está presupuestado se va a cumplir. Se va a cumplir con las comedias municipales que, en este caso, van a ser tres porque venimos reprogramando la del segundo semestre del año pasado e inclusive lo que me pone muy contento es que la obra del primer semestre se va a estrenar en el club Tiro Federal, también cumpliendo con el primer semestre que se cumplió en lo económico con los actores pero por ahí el vecino no pudo disfrutar, que es muy importante y que nos hace valorar que estas instituciones tengan más fuerza, que el vecino las defienda.

Uno de los temas más conflictivos desde diciembre de 2015 hasta aquí fue el cierre de los talleres, en los que tomaron definiciones Rosselló como subsecretaria de Educación y Ricardo Margo como director del IC. Cerraron unos cien talleres barriales y la Orquesta de Miramar cerrada durante tres años. Había en la ciudad una grilla de talleres que respondía a las necesidades barriales en función de una distribución geográfica y eso fue devastado. ¿Cómo pensás el tema educación informal en la ciudad y qué harás en tu gestión?

Estamos terminando de armar un informe interno nuestro sobre los talleres, junto con los delegados y espacios de los barrios para poder tener nueva oferta y llegar a la gente con talleres nuevos aunque hay muchísimos talleres que se van a seguir realizando porque son talleres históricos.

Lo más complejo en este sentido es el tema pandémico. Estamos viendo alternativas para que los talleristas que no puedan darlo de manera presencial lo lleven adelante en forma virtual.

Va a haber una convocatoria en unos días para talleristas, para que se presenten con sus proyectos. En el mismo sentido, cuando veamos qué talleres van a funcionar, publicidad a los vecinos para que puedan disfrutar de esos proyectos.

Has dicho que las ordenanzas existentes en Bahía Blanca son importantes para tu gestión ¿por qué?

A mí me brindan una base importantísima y una seguridad para seguir trabajando durante el año. El resto es siempre es importantísimo y es sumar más y tener nuevas ideas e ir implementando nuevas políticas. Éstas específicas de la ciudad, me refiero a eventos permanentes, al Fondo municipal de las Artes y Espacios Culturales Independientes, son tres muy variadas. Reconozco que estoy en contacto con municipios de otros lugares y que no existen de esta forma. Se ocupan de sectores distintos pero muy valiosas y que me brindan a mí tranquilidad.

Yo contando con ese presupuesto puedo determinar que durante el año se realicen actividades que son importantísimas para la ciudad en lo cultural, en lo económico y en el movimiento de la ciudad, en el turismo. Lo mismo con los Espacios Culturales Independientes para trabajar con ellos en un circuito. Lo mismo con el Fondo Municipal de las Artes fomentando el crecimiento en los artistas locales.

Un punto que me interesa resaltar y que es importante en mi mirada: todo va a pasar a través del artista local y de cuidar lo nuestro y de fomentarlo y hacerlo crecer. Me parece que –y hago un mea culpa en este sentido- no quiero que pase lo mismo que a mí me pasó, que yo descubrí actividades en la ciudad que tanto viví, de grande. Yo no quiero que eso ocurra. Desde el primer momento que me empecé a involucrar con esto lo quise mostrar a través de algunas acciones que realizaba yo cuando estaba fuera del ámbito público. Hablando del vecino común, me parece que hay mucho desconocimiento y me importa que el vecino se involucre y se acerque. Así va a ser más fácil todo tanto para el artista como para mí en mi gestión, para defenderla internamente.

¿Qué quisieras agregar a modo de cierre de esta primera entrevista?

Vengo de hacer una pequeña conferencia de prensa junto con el nuevo director de Dos Museos, Christian Díaz, sobre el salón de arte que se va a realizar en conmemoración de los noventa años del museo. Me parece que es un hito de este año junto con la reapertura del teatro y con los setenta años del Museo Histórico, en que nos vamos a enfocar este año.

Esta muestra se va a realizar dentro de la municipalidad, rememorando ese primer salón de 1931 y se van a entregar premios importantes, que son premios adquisición, o sea que son obras que después pueden ser parte del museo.

Esperando que todo continúe en forma normal en cuanto a que la obra de teatro pueda terminarse en el mes de agosto, que es como está planificado, y podamos tener la reapertura que tanta gente está esperando.

0 ENVIAR UN COMENTARIO