José Schulman, secretario general de la Liga Argentina por los Derechos del Hombre, analizó el proceso político que derivó en el pedido de pase a retiro de César Milani como jefe del Ejército, aceptado por el gobierno argentino.

“Que renuncie Milani siempre es una buena noticia. No hay una información trasparente de qué es lo que pasó. Lo concreto es que renunció. Sea cual sea la razón, no lo sabemos, como tampoco nunca supimos por qué se empecinaron en defenderlo contrariando lo que había sido durante diez años una conducta que era ‘militar impugnado, militar que no seguía ascendiendo’. Su carácter de hombre de inteligencia estuvo presente en todo su mandato y parecería que va también a sellar su retirada”, afirmó el dirigente.

Schulman destacó que “nadie podría despegar la resistencia de los familiares, los abogados de La Rioja, la parte del movimiento de derechos humanos, de su renuncia. Es indiscutible que si Milani no hubiera sido impugnado y no hubiera seguido la resistencia después que terminó el debate legislativo, hoy seguiría siendo el jefe del Ejército”.

“La otra cuestión es que me parece que el gobierno vuelve a perder otra oportunidad de dar una señal de que quiere producir algún cambio verdadero en el Ejército”, expresó el titular de la LADH refiriéndose a la designación del ex comandante del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, Ricardo Luis Cundom como sucesor de Milani.

Escuchá el análisis: