/ Argentina / Oscar Pasquaré: pasión por la radio

Oscar Pasquaré: pasión por la radio

14720609_588638511323655_3760380944969727549_n
delacalle Ninguno 31 agosto, 2017 - 8:35 pm en Argentina, Cultura, Entrevista, Locales, Radio

Ante un nuevo aniversario de la radiofonía en nuestro país, desde FM De la Calle quisimos homenajear a una de las grandes voces de la radio local. El maestro Oscar Pasquaré pasó por el aire de El Mejor Equipo (martes de 10 a 14).

Pasquaré jugaba a la radio de pibe. En 1957 concursó como administrativo en LU7 y cuando surgió una vacante comenzó a desempeñarse como locutor. Trabajó en Radio Nacional desde que se fundó en 1965 hasta lo echó Menem. “Por aquellos años nos cambiábamos el nombre. Surgía de cada uno porque pensábamos: ‘capaz me escuchan en el barrio y me cargan’”.

“Mi hermano mellizo, que también trabaja en la radio, cuando éramos chicos uno siempre fue el rubio y otro el negro. Yo era el rubio, ahora somos los dos pelados y no tenemos problema, pero en esa época, me acuerdo había hecho el relato de un radioteatro y Cañón, quién me abrió las puertas de LU7, tenía que anunciar en los relatos ‘fulano de tal’ y no lo sabía. Entonces: ‘En los relatos, Oscar Alberto Rubio’. Y ahí me quedó. Mi hermano, que después entró en LU3, que le decían el Negro,  le pusieron Grone, se jugaba con eso”, comentó Oscar entre risas.

14708094_588637351323771_8940847900211146_n

En la ya desaparecida LU7 su primer anuncio fue “Cafiaspirina”: “Siempre me gustó. Esa pasión. Uno iba repasando el aviso cuando venían esas tandas, era una cosa linda. El privilegio de poder trabajar en la radio, actualmente sigo pensando lo mismo, es un privilegio poder expresarse y decir ante los demás”.

Oscar, dijo que siempre le gustó más el rol de locutor tandero que la animación: “Era tandero por excelencia”. Pero, ¿cómo se hacían las tandas en aquella época?: “Había una carpeta, un bibliorato que llamábamos, con todas las publicidades y en algunas decían entre paréntesis ‘disco control, ojo’. Entonces, las ráfagas musicales iban con un larga duración, así que pobre operador mirando para ponerlo, porque si lo ponía mal ¡la que se armaba!”.

“Yo me acuerdo cuando se inauguró Radio Nacional, empezamos con Medina y otro, que fuimos los primeros locutores, a mirar la literatura y la forma de hablar. Teníamos miedo de meter la pata como decimos habitualmente, con el tiempo fuimos mejorando”, recalcó.

Oscar destacó el clima de camaradería que existía, colegas con los cuales fueron formándose y aprendiendo la profesión: “Aprendíamos de los que sabían: Dardo Omar Morantes, Juan Carlos Beltrán, Betty Fernández, Armonía Pérez Palmer. Una cantidad de compañeras y compañeros que, si bien no trabajábamos juntos, nos juntábamos asiduamente. Pero voces que verdaderamente han marcado un hito en la radiofonía local. Algunos han partido para el silencio, han callado su voz y otros se han ido de Bahía Blanca, pero conservo de todos ellos, esa gente que uno admiraba y después poder trabajar con ellos. Entonces cómo no ibas a estar atento”.

“Fue una época bohemia linda, yo te estoy hablando de esa época en donde LU7 era la filial de Radio El Mundo. Entonces, cuando viajábamos a Radio El Mundo, teníamos el privilegio en el auditórium se sentarnos en la primera fila. Conocíamos a Fontana, Carrizo, toda esa gente, Radio El Mundo era la catedral en esa época. Me acuerdo que estaba ese día y nos dicen: ‘Esperen un cachito que ahora viene Troilo con Cárdenas y Goyeneche’. Era algo que no lo podías creer. Venía Luis Sandrini y nosotros traspasábamos el vidrio”.

Oscar recordó los años de radio compartidos con Gloria Menéndez: “Llegábamos y casi todo estaba libreteado, porque teníamos seguridad. Y con Gloria igual, llegábamos con el libreto a repasarlo un rato antes. Después hay grandes metidas de pata. Pero me acuerdo una vez en Radio Nacional que la teletipo andaba mal, entonces yo entro a toda velocidad y la noticia la paso de la siguiente forma: ‘’Monseñor Antonio Caggiano ofrecerá una misa en la Catedral Metropolitana con motivo de celebrarse hoy en todo el país el día del comunista’. Cuando vi, era el día del economista!”.

14681805_588636061323900_4796319404206375990_n

El profesionalismo y la correcta pronunciación eran las claves de la época. Oscar contó que en Radio Nacional debía pronunciar muy bien no sólo el español, sino también inglés, italiano, francés y alemán.

“Al tiempo que había quedado en Radio Nacional, voy a rendir y le digo a un amigo: ‘Che, yo de alemán no sé ni j. Y me dice: ‘Bueno, tiráte a pronunciarlo como está escrito’. Fue tal cual. Paso, dan el veredicto y al tiempo encuentro las planillas: inglés bien, francés bien, alemán muy bien. O sea que el tipo sabía menos alemán que yo’”.

Sin lugar a dudas, el maestro Oscar Pasquaré es pasado y presente de la radio en nuestra ciudad. Referente de muchos y muchas. Supo hacer de la radio no sólo una profesión, sino también, una forma de vida. Da gusto poder celebrar y celebrarlo en un nuevo aniversario de la radiofonía argentina y recibir esa pasión por el hacer que mantiene intacta. ¡Gracias maestro y feliz radiofonía!

0 ENVIAR UN COMENTARIO