El proyecto de ley sobre etiquetado frontal de alimentos obtuvo dictamen en un plenario de las comisiones de Salud e Industria del Senado. La semana que viene se debatirá en el recinto.

La iniciativa establece un sistema de rotulado frontal con la composición nutricional de los alimentos y bebidas para advertir a les consumidores sobre excesos de azúcares, sodio y grasas con el fin de “garantizar el derecho a la salud y a una alimentación adecuada”.

“Es muy importante disponer información clara, veraz y de fácil comprensión de los productos alimentarios que consumimos para poder tomar una decisión informada y libre. Esta es una de muchas medidas que podemos tener para un consumo responsable y autónomo de alimentos”, dijo a FM De la Calle la médica especialista en nutrición, Virginia Ventura.

Desde una perspectiva de soberanía alimentaria, “entendiéndola como el derecho y la responsabilidad de los pueblos de decidir cómo producir, qué comer y cómo comercializarlo, la forma que tenemos de tomar una decisión autónoma y libres es contando con la información necesaria. El empaquetado actual es confuso y no le llega dar al consumidor esa información que necesita”.

La integrante de ETSA (Espacio de Trabajo por la Soberanía Alimentaria) agregó que “en este momento las enfermedades crónicas no transmisibles son un problema de salud pública mundial. La principal causa de malnutrición son enfermedades como la obesidad, colesterol, hipertensión, diabetes”.

“Si bien son multifactoriales la base es una mala alimentación y el consumo de alimentos ultraprocesados en detrimento de alimentos frescos, lo que determina un consumo de azúcar que llega a ser el doble. Como el rotulado dice las cantidades en el reverso, de forma muy chica y a veces algunas cosas no se colocan, las personas no llegan a darse cuenta de los azucares y el sodio que tienen los alimentos”.

Ventura afirmó que “todas esas enfermedades representan otra de las pandemias que vivimos en el mundo y sabemos que determinan una vulnerabilidad mayor de esas enfermedades, que aumenta la mortalidad por Covid 19”.

Otros países de Latinoamérica ya aprobaron rotulados similares. “En Chile se han hecho algunos estudios, se ha visto que el impacto en el tipo de elección que hace la persona con este etiquetado ha disminuido el consumo de estos productos”.

Como objetivo secundario, Ventura señaló que la ley apunta a “estimular a la industria a reformular sus preparaciones, que seguramente lo van a intentar, formular de forma tal sus productos para evitar tener esos rótulos”.

“No es demonizar alimentos, no interfiere con ningún acuerdo que se haya hecho en Mercosur, sino que la idea es que pueda tomar una decisión más informada”, insistió la médica.