La secretaria técnica y vocera del Hospital Municipal, Graciela González Prieto, detalló en FM De la Calle las medidas sanitarias a tener en cuenta este domingo a la hora de ir a votar.

La Primera Encuesta Nacional de Cannabis reunió más de 64 mil respuestas de usuarias y usuarios de entre 16 y 92 años de todo el país. Es un trabajo realizado por la Revista THC, el Centro de Estudios de Cultura Cannábica y la Licenciatura de Historia de la Universidad de Quilmes.

El médico Horacio Romano se refirió en su columna semanal en FM De la Calle a la vuelta total en las aulas, la variante Delta y las terceras dosis de vacunas.

Según informó el Departamento de Epidemiología de la Secretaría de Salud municipal se trata de una persona de nacionalidad filipina que llegó a Buenos Aires desde México y luego viajó a nuestra ciudad vía aérea para realizar tareas en el Puerto de Ingeniero White.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) autorizó el uso de la vacuna desarrollada por Pfizer y BioNTech contra COVID-19. De esta manera es la primera vacuna que culminó todas sus fases y fue aprobada para usarse en el país. Opina Horacio Romano.

En su columna de salud de FM De la Calle, el médico Horacio Romano planteó un panorama general de la pandemia en la ciudad en relación al alto número de casos activos y comparó el índice de exceso de mortalidad del país con otros de la región y del mundo.

“Los casos no bajan en Bahía, estamos igual que en el peor momento del año pasado. Se ven cuadros leves, muchos vacunados, aunque sea con una dosis. Esa es la parte efectiva de la vacuna, esos cuadros hubieran sido más graves el año pasado”, dijo.

Sin embargo, enfatizó que en “Bahía se dejó librada a lo que cada uno podría llegar a hacer, los aforos no se controlaron, la reuniones sociales tampoco y la responsabilidad individual está bastante acotada. Es verdad que hay menos casos graves pero las salas del hospital están llenas, por lo menos en el Hospital Municipal”.

“Hubo un momento en el que había muchos pacientes graves, en guardia había 30 pacientes y hoy hay 16, la capacidad es para 12 o 14. No es aquel extremo pero la situación no es holgada”, señaló.

Mortalidad por Covid

Argentina es el segundo país de la región con menos exceso de muertes durante el primer año de la pandemia con respecto al promedio 2015-2019.

Romano explicó que “un país tiene más o menos una cifra estable, excepto situaciones catastróficas, que pueden ser 1 a 3% de mortalidad, se llama exceso de mortalidad. Es el 12% para Argentina. Es una enormidad pero, comparándolo, hay países que -en teoría- por millón de habitantes no les fue tan mal pero cuando comparan exceso de mortalidad tienen más del 20%”.

“Esto marca que los números de muertos por Covid estaban escondidos. Se puede contabilizar pacientes fallecidos y se puede no poner la causa. A veces no por esconder, porque fallecen en la casa y no se sabe bien. Inglaterra lo pasó también. Ese paciente no consta como fallecido por Covid. Cuando hacés la cuenta, Brasil tiene casi lo mismo que nosotros. Uno sabe que depende de la calidad de registro. Argentina tiene un buen registro, aunque no homogéneo”.

El médico se detuvo en “lo que le dedican a salud del PBI algunos países. Sin hacer foco en las condiciones de vida. El sistema de salud trata de cubrir pero no logra porque las condiciones de vida marcan las enfermedades”.

“EE.UU. pone el 17% del PBI a salud pública y privada. España cerca del 9%, Inglaterra más de 9% y Alemania el 11%, países de PBI muy grandes. Nosotros destinamos el 4.8% con un magro PBI. Esa diferencia marca todo el sistema. Se sale con lo que tenemos que nada tiene que ver con lo que tienen otros, por ejemplo, países europeos”.

Romano destacó que “lo que se destina es muy bajo de un PBI que es bajo también. ¿Por qué no testeamos más? ¿Por qué no hay más respiradores? ¿Por qué no hay mejores hospitales? ¿Por qué no hay más profesionales? Por que no hay plata”.

Foto: Facebook Hospital Municipal.

Fracasó otra instancia de conciliación entre las empresas del polo petroquímico, la Fiscalía y la Asociación de Pescadores Artesanales de la Ría. Las multinacionales debían responder si aceptaban o no financiar una planta de reuso de líquidos cloacales como reparación al daño ocasionado al estuario.

El encuentro virtual se frustró por problemas de conectividad de la Fiscalía aunque las respuestas llegaron por escrito. El abogado Lucas Beier comentó a FM De la Calle que “dicen que en el estuario no hay daño que reparar, que en el caso de que hubiera no son ellas las responsables de repararlo porque no lo causaron”.

“Lamentablemente las que dirigen todo, fijan política, determinan qué hacer y qué no son las empresas. Tanto funcionarios políticos como judiciales le piden a las empresas por favor hagan algo. Las empresas dicen no vamos a hacer nada y eso me contestan los funcionarios a mí. (…) ABSA es el único que quiere hacer la planta pero dice que no tiene plata. El Consorcio no opina y la Municipalidad tampoco, así estamos”, describió.

Beier manifestó que “desde el momento en el que (Santiago Martínez) hizo convenios particulares con las empresas consideramos que tenían que cerrar esta etapa. Más aun cuando la Cámara revocó esos acuerdos. Creo que esta fue la última carta que se jugó el fiscal. Ahora sí no le va a quedar otra”.

El abogado recordó que la causa avanzó a instancias del fiscal Alejandro Cantaro y el juez Walter López da Silva, quienes habilitaron la toma de muestras y su análisis por parte de la Facultad de Agronomía de la UBA y la Policía Federal.

Martínez y la jueza Gabriela Marrón se encontraron con la prueba y “pese a que la Cámara reconoce que el estuario está contaminado y que algo hay que hacer, ellos dicen que no está probado”.

En 2019, la Cámara Federal ordenó que las partes acuerden un plan de inversiones que “establezca un equilibrio entre el desarrollo y la preservación del ambiente». Fue a partir de la pericia que probó científicamente la existencia de “altas concentraciones bioacumuladas de cadmio, plomo, cromo y cobre en branquias e hígado de todas las especies analizadas”.

La «constante y prolongada carga de contaminantes, aunque pareciera que dentro de los parámetros autorizados por la reglamentación vigente (aunque no por la ley provincial de pesca) ha generado una bioacumulación en las especies que viven en el estuario de un grado tal que no solo generan un notorio perjuicio en la sanidad de la vida marina, sino además un concreto riesgo en la salud de la población pasible de consumir estas especies», afirmaron los expertos.

La querella presentará nuevamente en las próximas horas un pedido para que se clausure la etapa conciliatoria. “Espero que el fiscal de una vez por todas se aboque a probar el delito. (…) Que vea el expediente, si considera que falta algo por probar que pruebe y si no que cite a indagatoria y la causa avance”, dijo Beier.

La médica infectóloga del Hospital Municipal Laura Spadaro dijo que Bahía Blanca tiene un promedio de entre 150 y 200 caos de Covid por día. “Tuvimos un descenso en relación a los 400 casos pero no llegamos a bajar la curva. Si bien esto dio un alivio a la internación, se está notando un alza de la demanda hospitalaria. Para nada podemos decir que la situación está controlada”.

“El hospital es caótico, no se depende solo de casos sino de tener oferta y demanda. Está comprometida la oferta, están faltando médicos de guardia en todos los hospitales, porque están agotados, porque hubo un tiempo que no se tomaban licencia ni vacaciones, y en este momento no quedó otra que hacerlo. En la balanza no cuenta solamente la demanda sino la oferta”, agregó.

En relación a las causas del estancamiento de la curva de contagios, manifestó que “son miles de situaciones, en principio estaremos viendo lo que ocurrió durante las vacaciones de inverno. En 13 o 14 días estaremos analizando qué impacto tuvo el comienzo de las clases. Es una dinámica que continúa”.

La Secretaría de Salud registró este viernes 140 casos positivos, 144 recuperados y 4 decesos (3 del 05/08, 1 del 06/08).

Respecto a la ocupación de la terapia señaló que “la mayoría de los pacientes son quienes tienen esquema incompleto o los que no tienen ninguna vacuna. El impacto de la vacunación se va a notar, pero todavía no tenemos una gran repercusión. Me preocupa que se avanzó con la vacunación libre pero dentro del grupo de riesgo hay gente que no se ha vacunado”.

“Ayer me consultó una paciente que no se había vacunado porque tiene temor. Esa semilla que se plantó, si bien es un árbol que hemos podado bastante, todavía sigue activo. Para la gente el Covid es un fantasma que puede pasar, salvo quien estuvo grave o tiene algún familiar fallecido, para mucha gente es un título que ve en la tele. El temor de la vacuna es un gran daño que se ha hecho”, argumentó.

Spadaro aconsejó que “si una persona que tiene dudas consulte con un profesional con conocimiento en la materia para que se saque los temores”.

Combinación de vacunas

En referencia a la complementación de la dosis 1 de Sputnik V con vacunas de otros laboratorios dijo: “Necesitamos vacunar rápido. Tener dos dosis es mejor que tener una. Tenemos que ganarle la carrera a las nuevas cepas. No hay cepa Delta en Bahía pero esto no va a durar mucho. La mayoría que se vacune con 2 dosis van a estar protegidos”.

Precisamente ante la inminente llegada de la Delta, recomendó que “no se subestimen los síntomas. En este momento que nos relajamos vemos muchos casos que consultan por la falta de olfato, pero hace 4 o 5 días venían resfriados. La gente subestima el síntoma respiratorio. Si tenés moco y tos, no tenés que tener contacto con otras personas. Empiezan síntomas leves, después aparece el resto”.

La docente e investigadora del CONICET, Valentina Viego, destacó que, a diferencia de los que ocurre en otros municipios con la cantidad de casos de coronavirus, en Bahía Blanca “desde mediados de julio la baja no solo se estancó sino que parece despegarse del resto y mostrar cierto alza”.

“Hay un desacople de la ciudad a nivel nacional y de la provincia comparando con otra localidades. Me parece importante que cuando las autoridades empiezan a ver una resistencia a que los casos disminuyan empiecen a indagar qué pasa. Los casos nuevos: ¿están vacunados? ¿tienen una o dos dosis? ¿son concentrados en gente joven? ¿en las que han viajado a otras localidades?”, afirmó en diálogo con FM De la Calle.

Para responder esos interrogantes “hay que empezar a estudiar los casos. Si se toma una muestra al azar de, por ejemplo, 50 casos y los estudiamos se podría comprender esa dinámica divergente. Por qué hay una resistencia a la merma y por qué parece que está aumentando”.

“Hice la comparativa con Mar del Plata, que estaba en una situación similar, tomé La Plata, que estuvo complicada en abril con fallecimientos, con La Matanza que es un municipio muy grande en el que hay problemas para cumplir aislamiento, hay niveles altos de pobreza, y con CABA. En esos municipios se mantuvo la tendencia a la baja, hubo rebrote a fines de junio, pero después continuó su trayectoria descendente. En Bahía desde la segunda quincena de julio eso se terminó y, si se mira la curva, se ve que está subiendo”, argumentó.

Viego dijo que “si uno compara punta a punta, es cierto que hay menos casos ahora, del pico que hubo en junio de 400 casos por día hay menos, pero si se compara con mediados de julio no. La trayectoria parecería estar cambiando”.

Ejemplificó que “en CABA hace un par de días se cerraron los dos casos que tenían variante Delta y que no se pudo descubrir cómo se contagiaron. Cuando uno no descubre el origen de una variante nueva es circulación comunitaria. En uno de esos dos casos, los síntomas empezaron a principios de julio, ya hace bastante. Si personas de Bahía que viajaron a Buenos Aires tuvieron contacto con la variante Delta podría ocurrir esto”.

Para corroborar qué variable está en circulación es necesario realizar “la secuencia del genoma. Se hace en alrededor un 5% o 10% de las tomas, si hago 300 hisopados mando 10 o 15 muestras para analizar. Si se mandan pocas muestras la posibilidad de encontrar la Delta es menor, si se aumenta ese porcentaje al 20 o 30% podés tratar de comprender qué pasa”.

En relación a los fallecimientos “sigue la tendencia similar a lo del resto de la provincia, la divergencia es en casos. El cambio de tendencia ocurrió a mediados de julio, la segunda quincena y los fallecimientos tardan tres semanas, o sea que los fallecimientos podrían llegar a aumentar”.

Respecto a los espacios donde se producen los contagios, “cuando dicen las escuelas, comercios, gimnasios no contagian no hay evidencia. Para eso hay que secuenciar casos positivos. Si yo encuentro un caso positivo en un aula y tengo otro caso positivo a los 2 o 3 días, ¿cómo sé que eso ocurrió en esa escuela? Se manda a secuenciar el genoma y si es idéntico, el contagio ocurrió en la escuela, si es distinto ocurrió en otro lado”.

“Si cada tanto se hace un rastreo o seguimiento de casos, se puede establecer dónde se dan los contagios. Tiene que haber una política distinta y eso choca con muchos intereses”, dijo.

En cuanto a la variante Delta Viego afirmó que “no se sabe si tiene capacidad de reinfección sobre la persona que tuvo otra cepa. Para cuando llegue vamos a tener casi un 80% de la población con una dosis. Ahora los que no tienen dosis, ¿se encuentran entre sí? Porque si no están aglomerados la Delta tiene menos chances de ser dominante y si están más juntos puede haber problemas, pero eso no lo sabemos”.

Un efectivo de la Policía Bonaerense disparó en el abdomen a Chano Charpentier cuando el músico sufría un episodio de excitación psicomotriz vinculado al consumo problemático. Mientras el ministro Sergio Berni reivindica el accionar represivo y propone un debate sobre armas, se abren algunos interrogantes referidos a la atención de la salud mental.

Hugo Kern, jefe del Departamento de Salud Mental y Adicciones de la Secretaría de Salud del Municipio, dialogó con FM De la Calle sobre la autodeterminación de las personas y los protocolos de actuación por parte de las fuerzas de seguridad y el sistema de salud ante emergencias de este tipo.

“Hay un marco regulatorio que permite una internación compulsiva, contra la voluntad de la persona, simplemente tiene que existir un equipo que avale, que pida autorización de un juez, y el tiempo necesario a fin de garantizar el tratamiento. Esto es absolutamente posible con la ley vigente”, aclaró.

En relación al concepto de peligrosidad, enfatizó que “con la ley (de Salud Mental) se reemplaza la peligrosidad por el riesgo cierto e inminente. Son cosas distintas porque lo que son peligrosas son las acciones y no las personas. Segundo porque en el nombre del peligro se ha dado lugar a enormidades en relación a la salud, más en un país como el nuestro que esa cultura de ‘algo malo puede pasar’ dio lugar, entre otras cosas, al terrorismo de Estado que con ese mismo justificativo llevó a la eliminación del que piensa distinto”.

“Además, la autonomía transitoriamente puede perderse y siempre puede formar parte de todo el proceso de cuidado. Vos o yo, puestos en condiciones extremas, podemos perder el control y podemos tener reacciones que estén incluso en contradicción con lo que vos pensás de manera individual”.

Respecto al comportamiento de las fuerzas de seguridad y otros agentes del Estado, Kern dijo que “hay un problema de formación, hay un problema de la sociedad de cómo se piensan los temas de salud mental o cómo no se piensan los temas de salud, que van desde las dificultades de formación hasta utilizar la salud mental como una forma de descalificar o considerarlo sujeto irrecuperable”.

“Por otro lado, esto acontece con la medicina privada, esta situación no es por falta de recursos sino por fallas en el sistema de sostén y en la toma de decisiones. Un muchacho cuyos primero incidentes públicos datan de 4 o 5 años, hablamos de una situación crónica que no ha encontrado una forma de restituir un tratamiento adecuado”.

En ese sentido, mencionó que “lo preocupante es que la intervención sea hecha con gente armada, porque a partir del 2015 se creó una comisión interministerial para trabajar con agentes de seguridad en el manejo de situaciones de salud mental, se hicieron capacitaciones pero no se sostuvieron y esto se nota”.

“No hace mucho un policía fue asesinado por una persona en estado de padecimiento subjetiva con un arma blanca. Esto dio lugar a razonamientos para estar atentos y armados a la respuesta. Sucedió en esta circunstancia con este muchacho que puso en peligro su vida. A veces el remedio es peor que la enfermedad”.

En una situación similar “el procedimiento es complejo: primero se establece una zona segura para la intervención, la distancia necesaria, la presencia de un negociador que va a hacer el nexo, un acercamiento con voluntad de diálogo. Eso se llama el primer respondiente, una estrategia de trabajo en salud mental en crisis en la atención primaria. Es el primero que llega al lugar, puede ser un agente de tránsito. No siempre se toma conciencia de esto, ni social ni institucionalmente se destinan los esfuerzos que se deberían destinar”.

“El primero que llega organiza la zona, corre los elementos de riesgo, no se tiene que convertir en un sainete con muchas personas alrededor. En general las fuerzas de seguridad intervienen en las llamadas del 911, también participa defensa civil y hay un trabajo previo para una internación”, dijo Kern.

Por otro lado, en relación a la inexistencia de lugares o centros de atención que acompañen padecimientos crónicos, a raíz de los reiterados pedidos de familiares que no saben cómo ayudar y no tienen donde recurrir, señaló que “en Bahía hay un sistema provincial, están los dispositivos principales del Penna, el Centro de Prevención de Adicciones, y el municipio se encarga del primer nivel de atención en el Hospital Municipal, las unidades sanitaras y el Departamento de Salud Mental con orientación a las prácticas comunitarias. Y el SIEmPRE ante la emergencia”.

Por último, en referencia a la familia o el entorno de la persona con un padecimiento, dijo que “hay que pensar a las personas vinculadas con otros, en términos de sistemas y relaciones. Cuando hay familia puede ser que sea acompañada, a veces la familia no solo que no ayuda sino que empeora las cosas. No es a propósito, la familia no puede lo que la sociedad misma no les da. La internación es el último recurso y a veces el único posible pero no debe ser central en la medida a tomar, como que se instala culturalmente una idea y no es siempre la mejor respuesta”.

Luego de la obtención de la Copa América por parte de la selección argentina, el Foro Popular de Salud puso el foco sobre el “experimento epidemiológico imposible” que representaron de hecho los festejos masivos con escasas medidas de seguridad. Planteó qué pasaría con los contagios teniendo en cuenta el avance de la campaña de vacunación.

“Todavía estamos recabando datos de todo el país, aclarando que lo nuestro no es un estudio con fines académicos sino una observación de la realidad. Vemos que los casos van disminuyendo en forma leve, que la situación de los hospitales es algo más holgada, todavía tenemos ocupación en terapia intensiva, pero ya no es la complejidad de hace algunas semanas”, dijo a FM De la Calle el director de la Clínica Matera, Pablo Casella.

El referente del Foro agregó que “hoy contamos con una cama libre, cosa que no sucedía en las últimas 7 semanas. Notamos que ha disminuido en forma franca la cantidad de pacientes en seguimiento telefónico, que son positivos pero su sintomatología los hace estar aislados en el domicilio sin tener que ir al hospital. Teníamos 220 aproximadamente y ahora estamos en 96”.

Casella mencionó que esta disminución se atribuye a dos cosas: “La campaña de vacunación, se ha acelerado de manera significativa, tenemos casi un 50% de vacunados en el país con al menos la primea dosis. El otro punto es que ha sido efectivo el control en aeropuertos para retrasar el ingreso de nuevas cepas, no hemos tenido circulación comunitaria de esas en la ciudad.”

En relación a las personas vacunadas, Casella dijo que “vemos que quienes tiene al menos una dosis y se han contagiado no han necesitado el hospital y los que necesitaron no llegaron a terapia intensiva. Con las dos dosis no hemos visto casos graves que hayan requerido asistencia respiratoria mecánica. Hay un descenso significativo en la gravedad de los pacientes vacunados”.

“Creo que si ingresa la nueva cepa (Delta), que va a ingresar, vamos a tener aumento de contagios pero esperamos que no sean de la gravedad de los meses anteriores”.

El médico explicó que “hay una relación directa entre la gravedad y los vacunados. De todas formas es algo que requiere una solución en todo el mundo y en todos los países, si hay países que no tengan acceso a la vacuna las cepas se siguen distribuyendo y siguen mutando”.

Por último, enfatizó que “el hecho de vacunarse no solo es individual sino que es un acto solidario con los demás, con las familias. A uno le cuesta entender que teniendo una herramienta como la vacuna, muy efectiva y que ha demostrado no tener grandes complicaciones adversas, la gente no se vacune”.

“Efectos de los agrotóxicos en la salud infantil” es el nombre del informe que busca concientizar a la comunidad médica para abordar las enfermedades que se asocian a los herbicidas y funguicidas que se utilizan en los cultivos agropecuarios e impactan en la salud de los pueblos, en particular en una de las poblaciones más vulnerables como son los niños y las niñas.

Se trata de un trabajo de la Sociedad Argentina de Pediatría elaborado por su Comité de Salud Ambiental, a través de un equipo que reunió a doce profesionales.

“Es un hito porque hay varias cosas que suceden cuando se labura en territorito con poblaciones expuestas que vienen denunciando o pidiendo ayuda. Una de las que más se escucha es que no encuentran médicos que digan esto que te pasa puede ser por los agrotóxicos, se encuentran muy desamparados”, dijo a FM De la Calle Ignacio Bocles, médico y docente de la Cátedra de Embriología de la Facultad de Medicina de la UBA.

El coautor de uno de los capítulos del documento, agregó que “hace tiempo que Argentina se debía que una sociedad médica se plantara de esta manera y pusiera una posición respecto a una necesidad efectiva que es la de formar, capacitar y dar herramientas a los médicos que están en territorio para hacer una evaluación que involucre el carácter ambiental. Es algo que se tomó muchísimo tiempo”.

“Desde el 96 que tenemos este modelo en el agro pero la historia de extractivismo y de contaminación viene desde mucho antes. Es algo bienvenido, es necesario y se tiene que tomar en cada territorito para evaluar la situación de cada lugar, para ver qué medidas se necesitan”, dijo el investigador.

¿Qué son los agrotóxicos?

La palabra agrotóxico se acuña desde las comunidades, hace referencia a los químicos y compuestos sintéticos que se utilizan en la producción agrícola. El uso del químico implica un riesgo y ese riesgo es tóxico y no debería llegar nunca a estar en contacto con el cuerpo de nadie. Cuando nos ponemos a hablar de lo socioambiental no debería destruir los ecosistemas.

Son químicos que tienen un poder biocida importante sea cual sea el objetivo que vayan a matar. Al mismo tiempo, mientras más se usa más resistencia se genera, con lo cual se tiene que usar más. Este modelo en los últimos años ha generado un crecimiento exponencial del uso que ha generado que incluso población urbana alejada de los campos tenga en su cuerpo estos venenos.

¿Cómo nos afectan?

De muchísimas maneras, el pensamiento de la salud está formateado y se piensa como antes se pensaban a las infecciones, tal microbio genera neumonía y es eso lo único que puede generar.

Acá estamos hablando de químicos y con la contaminación en general sucede que se pueden producir múltiples afecciones, hasta anomalías congénitas, malformación en embriones, aumento de casos de cáncer, tienen impacto en la herencia, el impacto se puede dar en hasta 4 generaciones después, en aumentos en incidencia de diabetes, hipertensión, etcétera. No estamos expuestos a uno sino a un conjunto de químicos que que pueden tener muchas implicancias, con lo cual altera la forma en la que enfermamos, morimos y también la forma en la que vivimos.

-¿En la actualidad no se mira a la salud desde una perspectiva integral?

Hay una tendencia en todo el mundo en transformar cómo entender la salud y la vida, salir del pensamiento lineal de que una cosa genera otra. Estamos atravesados por muchas variables que hacen que las enfermedades se manifiesten de manera diferente en cada persona y distintos generadores de enfermedad generan distintos problemas.

En ese sentido se torna fundamental que los médicos adquiramos herramientas epidemiológicas de evaluación comunitaria. Si estoy enfocado en diagnosticar y tratar una enfermedad de alguien y no me pregunto si es o no más frecuente en la comunidad, lo único que hago es poner parches a un sistema generador de enfermedades. El punto es diagnosticar y tratar pero, al mismo tiempo, atacar lo que genera el problema, hacer ambientes más sanos que generen menos problemas.

Para ello, ¿una propuesta sería la elaboración de una historia clínica socioambiental?

Es un primer paso para involucrar en la tarea cotidiana de los médicos la evaluación de la problemática ambiental. Es algo que antiguamente se hacía mucho en la medicina, en la industrialización de la medicina, en el sistema urbano donde el médico está en un consultorio y viene un paciente de muchos kilómetros y las formas de vida están borradas en las formas de ejercer la medicina. Es recuperar esto y ver de dónde vienen, a qué están expuestas las personas, si involucran agrotóxicos como pueden ser otros componentes.

¿Qué pasa con las exposiciones crónicas y las normativas laxas? ¿Es más difícil evaluarlas medicamente?

Hay algunas cuestiones que son más ingenuas y algunas más perversas. En territorio hay instituciones del Estado que han entrado en prácticas aborrecibles. Por ejemplo, al instalar plantas de tratamientos de residuos en una comunidad, facilitando que esa población no va a pagar ciertos impuestos en retribución al daño que se generará a la salud en los próximos años por la presencia de esa planta. Hay cosas que son ingenuas desde el desconocimiento y otras realmente macabras respecto a instituciones que están dañando la salud sabiéndolo. Son cuestiones a problematizar.

-¿Qué podés contarnos en relación al capítulo que desarrollaste junto a Damián Marcov, “Efecto de los Agrotóxicos en el desarrollo embrionario y en el sistema nervioso infantil”?

Yo me aboqué más a la parte embrionaria y Marcov más a lo neurológico. Argentina está entre los países que más conocimiento producen porque es un problema muy presente. Se estudia en modelos animales porque te permite entender qué mecanismo pueden estar atrás de que aparezca un problema.

Los mecanismo son comunes en algunos animales, la forma en la que nos desarrollamos es parecida, los mecanismo para generarse son parecidos. Se ve que los agrotóxicos generan problemas muy marcados al interferir en la red de comunicación celular. Por lo cual hay muchísimos sistemas que se alteran, sobre todo lo que tiene que ver con desarrollo del sistema nervioso central, el cerebro en particular, y muchos efectos de la línea media, involucra alteraciones en el sistema digestivo que pueden ser funcionales, como intolerancias alimentarias en el niño que nace, hasta anatómicas que puede ser nacer con las viseras fuera del cuerpo.

Esto se ve en distintos sistemas porque no ataca a una parte del cuerpo sino que altera una forma de la comunicación entre los tejidos que organiza cómo se desarrollan. Al mismo tiempo se ve que cuando el animal adulto está expuesto se genera el efecto a varias generaciones después. No solamente su cría tiene problemas, sino que la cría de la cría y la cría de la cría de la cría tiene problemas.

En los animales se ven problemas con la formación de la placenta y con la implantación de embriones y eso se vincula con problemas en el parto. Esto tiene correlato con problemas que se denuncian en todos los pueblos fumigados respecto a cosas que ven más frecuentemente. Son correlatos de evidencias animales que acompañan y coinciden con lo que ven las poblaciones afectadas a muchísimo tiempo.

¿Desde el Estado cambió algo en los últimos años en relacion a acompañar estas investigaciones?

Es cierto que hay un poco más de tensiones institucionalmente y que hay personas muy valiosas actuando desde allí, está la Red de Municipios por la Agroecología. La decisión política para abordar este tema brilla por su ausencia, en esas tensiones se beneficia el aumento de uso de estos agrotóxicos. Una de las cosas que se autorizó en pandemia es que se pudiera fumigar. Las personas estaban encerradas en sus casas y las fumigaciones se hacían con mucho menos reparo que se hacían antes. La verdad es que la tensión está inclinada para el sector agroindustrial y poco para el lado de la salud socioambiental.

Fotos Bocles: lavaca.org

El director de Región Sanitaria I, Maximiliano Núñez Fariña, aseguró que en Bahía Blanca hay 163.957 personas vacunadas con primera dosis y destacó que “estamos a 30 mil para llegar al número deseado de toda la gente que está inscripta en el Vacunate PBA”. “Hay 194 mil inscriptos, creo que con 50 mil más estaríamos dentro del porcentaje que queremos”, agregó en referencia a la futura inmunidad de rebaño local.

En relación al porcentaje de personas inmunizadas señaló que “a nivel provincial el 96% de adultos mayores están vacunados, el 89% de los mayores de 18 con comorbilidades y el 63% de 18 a 35 sin comorbilidades están siendo vacunados. Esto va a ir aumentando, esta semana hay mucha convocatoria a menores de 35 años y empieza a haber gente más joven vacunada”.

En diálogo con FM De la Calle, se refirió a la reunión que mantuvieron la semana pasada autoridades de las regiones sanitarias y del Ministerio de Salud. “Se habló de cómo se fue llevando la pandemia, cómo fue la evolución de las distintas etapas, entre aislamiento y campaña de vacunación”.

Segundas dosis

“De la Sputnik hoy arriban más de 3500 dosis para cubrir turnos pendientes, entre mañana y pasado tendremos turnos. A medida que vayan pasando las semanas se vacunará con AstraZeneca y Sinopharm con segundas dosis porque se utiliza el mismo componente”, dijo Fariña.

Postas itinerantes

Respecto a las postas itinerantes para vacunación libre mencionó que “ha demostrado que Bahía Blanca quiere dejar esta pandemia, 960 personas se acercaron este fin de semana. Lo importante es poder facilitarle a la gente que por alguna razón personal o privada no han podido inscribirse. Es un mecanismo que está dando un buen resultado”.

En cuanto a los motivos por los cuales las personas acuden a dichas postas sin inscribirse en la campaña, el funcionario comentó que “mucha gente mayor de 35 no habían sido convocada, muchos que no se inscribieron porque no tienen internet o conocimiento o no tienen un teléfono para bajar la app. La parte laboral lleva a que no pueda acceder al turno. Por eso la metodología es que aquellas personas que perdieron el turno se acerquen”.

Controles a quienes vienen del extranjero

Este fin de semana se realizaron controles en domicilios de la región donde residen personas que ingresaron del exterior y deben realizar aislamiento. “Nos encontramos con un mayor cumplimiento, todo depende de los vuelos que van llegando, a medida que van ingresando a la región con Migraciones salimos a corroborar que esa gente cumpla. Se dieron casos de Delta de gente que llega de viaje y queda aislada”, dijo.

Lucas Dopazo es músico y docente, vive en Pringles y padece fibrosis quística. Denuncia que IOMA y Stone Fly Salud tienen retrasos en la entrega de la medicación que necesita para mejorar su calidad de vida.

“Es una enfermedad congénita que afecta a los pulmones y al páncreas. Estoy en lista de espera para trasplante porque a lo largo de los años perdemos capacidad pulmonar, llegue a un 23% de capacidad. Surgió esta nueva medicación que tiene un efecto muy importante y pude recuperar la capacidad pulmonar al 35%, subí de peso, no tengo secreciones bronquiales que generan todo el desgaste posterior”, dijo Dopazo a FM De la Calle.

Agregó que dicho medicamento le “permite seguir en lista de espera más tranquilo y mejorar mi calidad de vida. Antes no podía ni caminar, ahora puedo trabajar, andar en bici, puedo hacer lo que cualquier persona hace”.

En relación a la obra social “tuve la negativa por escrito, inicié un amparo, tuve sentencia favorable, la jueza ordenó que me den la medicación, empecé a tomarla, y hace 2 meses que estoy reclamando y no tengo respuesta concreta. La semana anterior la jueza intimó a IOMA a que cumpla y como no tuvimos respuesta seguimos avanzando desde lo judicial”.

“La interrupción del tratamiento puede generar que yo retroceda, no tengo mucho resto para estar bien de salud. Eso implica internaciones, antibióticos, es lo que lo que nos viene sucediendo a los pacientes en esta situación”, enfatizó.

Por último, Dopazo afirmó que “el problema es que IOMA no paga, el importador para traerla necesita cobrar antes, IOMA dice que el pago es posterior. Se nota que hay una cadena de pagos con el proveedor. Supuestamente IOMA pagó y va a tardar 30 días y recién inició el proceso de importación. No es oficial, a mi nadie me llamó, es una locura esperar esto”.

Según una publicación de la revista científica The Lancet, Latinoamérica y el Caribe fueron los más golpeados por la pandemia, el 25% de las infecciones globales ocurrieron en la región. “La pandemia continuará generando un exceso de mortalidad debido a la interrupción de los servicios de salud, la inestabilidad económica y la profundización de las desigualdades existentes”, advirtió el artículo.

El médico y columnista de FM De la Calle, Horacio Romano, analizó el informe y se detuvo en la realidad que atraviesa Cuba y los ataques a su pueblo.

“Los medios replican situaciones sin tener en cuenta lo que significa para Cuba su independencia. El bloqueo hace que no tengan suficientes respiradores, ni suficiente repuestos para las centrales que se han roto, ni la cantidad de combustible. En 2017 se dijo que lo que se venía era complejo, Trump selló la suerte energética de Cuba al no permitir que terceros países asistan con petróleo y derivados para mantener las centrales eléctricas cubanas. A pesar de todo, la prioridad con respecto a la salud fue primero”, afirmó.

Mencionó que la isla “es un de los países más importantes en cuanto a la epidemiologia, tienen registrados 1550 fallecidos para un país con 10 millones de habitantes. Uruguay tiene la misma cantidad de habitantes y tiene 3 veces más de fallecidos”.

Romano lo comparó con lo vivido en la ciudad. Cuba con lo poco que tiene priorizó “la asistencia eléctrica a hospitales, escuelas y hoteles que han funcionado como hospitales. PAMI en Bahía habilita 12 camas luego de 14 meses de pandemia. En Bahía casi no se habilitaron camas para asistencia, sí para dejar pacientes con menor riesgo con una atención de baja complejidad. Todo esto sin contar que en la isla hay 5 desarrollos de vacunas que han aplicado en gran aporte de las zonas de La Habana. Ningún país latinoamericano lo ha podido hacer con muchos más recursos”.

Número de casos y festejos masivos

En nuestra ciudad “los hospitales siguen con muchos pacientes y fallecimientos va a haber también. Estamos como en el peor momento del año pasado. Aunque la letalidad es menor hay un gran porcentaje de gente que fallece”.

“Las aglomeraciones de gente son una exposición al contagio, la alegría popular se entiende pero lo que ha pasado en ese amontonamiento de gente puede prolongar la situación”, opinó en relación a los festejos por el triunfo de Argentina en la Copa América.

En los últimos días, la Secretaría de Salud informó en sus partes diarios una disminución en la ocupación de camas de terapia intensiva, la cual hoy se ubica en el 67%. Sin embargo, desde el Hospital Municipal señalan que la demanda es alta y que hay camas que no se pueden utilizar por falta de sedantes para pacientes graves.

“Estamos con una ocupación de camas de terapia del 100% del área Covid, 9 de 9 camas, 8 de 8 en el área no Covid, de las cuales 7 son pacientes recuperados”, detalló a FM De la Calle Gustavo Piñero, director de Atención Hospitalaria del Hospital Municipal.

Destacó que “es cierto que el porcentaje de ocupación de camas haya descendido si uno lo toma como global. Pero a la hora de derivar pacientes a esas camas no se puede acceder por los sedantes y relajantes musculares, que son para que esos pacientes puedan ser dormidos y puestos a respirador”.

El médico afirmó que la cama aparece como vacía pero no está disponible: “Uno quiere derivar pacientes con obra social y tienen la mejor voluntad de tener la cama, tienen personal, pero no pueden acceder a las drogas, nos preocupa a todos como sistema sanitario. Necesitamos que esas camas cuenten con medicación y que podamos resolver la situación y lo que pueda venir ante nuevas variantes”.

“Inicialmente se podía pensar que era faltante de insumo básico con el que se producían estas drogas. Luego los precios exorbitantes, que no tienen explicación lógica, la falta de oferentes en las licitaciones o de compra y la necesidad de cubrirse ciertos proveedores de las formas de pago, hay que pagar de contado. Sumado a que en el caso de hospitales privados no se han actualizado costos, es un cóctel difícil”, sostuvo Piñero en referencia a los motivos del faltante.

Como consecuencia, dijo que tuvieron que “cambiar protocolos de sedación y analgesia. Hubo que hacer una reingeniería, utilizar drogas que no se utilizaban habitualmente y otras que habían sido abandonadas porque salieron nuevas o mejores y que se tuvieron que usar de nuevo, porque con las drogas básicas no se daba a basto”.

“Los pacientes que necesitan ventilación mecánica, necesitan la sedación y relajación para la intubación y después para mantener con injuria pulmonar, con lo cual tiene que estar totalmente entregado al manejo del respirador. A medida que mejora se baja la sedación pero un paciente con Covid grave necesita altísimas dosis de estas drogas”, subrayó.

En relación a la preparación del sistema ante nuevas cepas mencionó que “la situación es sumamente compleja porque el personal está muy agotado. No hemos visto una baja en la guardia, clínica médica está siendo un rol fundamental porque está funcionando como un servicio de camas de intermedia, está completa con 28 pacientes y la guardia, que habitualmente tiene 13 camas, está con 23 pacientes y 8 son Covid”.

“Está muy difícil cubrir médicos de guardia de distintos lugares, prácticamente no se presenta personal para cubrir nuevos puestos, es complejo y va a llevar mucho más tiempo que la recuperación de la pandemia, nos hace repensar el sistema de salud”, dijo.

Piñero destacó las dificultades para “formar un intensivista o emergentólogo, si planteamos un sistema de salud donde se no considere insalubre el trabajo, los incentivos no aparecen, no hay jubilación anticipada, es un panorama complejo”.

Foto: Las vueltas del Covid, HMLL.

La Asociación Viviendo con Extrofia (VIVEX), red que acompaña a pacientes y familias que viven con extrofia de vejiga y cloaca, lanzó su primera campaña de socios.

Se trata de una patología congénita con una incidencia de 1 en 80.000 nacidos vivos, que produce un defecto en el desarrollo de la vejiga, los genitales y la pelvis ósea, de línea media, desde el ombligo hacia abajo. Por su parte, la extrofia cloacal es de vejiga pero suma ano imperforado. En ambas versiones demanda muchos ingresos al quirófano.

En Bahía Blanca se registra el caso de una niña de 7 años. “Necesitamos difundir la patología, llegar a médicos, pediatras, ecografístas, ginecólogos, para que cuando se topen con uno no digan ‘no lo vi nunca, quedáte tranquilo y cuando nace vemos’, que entiendan que esa familia necesita una organización y estar bien para la llegada de este bebé que implica mucho estrés”, dijo Marianela Salvatore, madre de Olivia y representante local de Vivex.

La asociación organizó en marzo el primer webinar internacional que reunió a profesionales, familiares, y pacientes. En aquella ocasión, Salvatore destacó en diálogo con FM De la Calle: “Tuve suerte que me detectaron la extrofia de Olivia por medio de una ecografía de control al quinto mes de embarazo, la gran mayoría de los casos no se puede detectar porque siempre se mira el sexo del bebé y no otras cosas como la vejiga. La mayoría de los papás se encuentra con esta sorpresa cuando nace y es muy complicado porque no estás preparado y no sabés para dónde salir”.

-Vivex es una experiencia reciente. ¿Cuándo nació Oli qué implicó esa búsqueda? ¿Hubo médicos que supieran explicarles lo que estaba pasando? 

Si bien pudimos registrarnos este año en Vivex, estamos juntos hace casi 8 o 9, éramos un grupo de Facebook cerrado. En la parte médica, la chica que me hizo la ecografía fue la primera que me lo diagnosticó a pesar de que el ginecólogo me dijo que era muy osada con un diagnóstico tan raro.

Llegue a casa y googlé esa palabra que jamás había escuchado, vi fotos terribles. Me contacté con la pediatra de mis hijos, tampoco conocía la patología salvo por bibliografía. Me contactaron con la nefróloga Laura Alconcher, me pudo explicar de qué se trataba y me derivó con Lisando Piaggio que es urólogo bahiense y médico de Olivia hace 8 años. Se formó en Estados Unidos y había visto casos de extrofia, Oli es su primer caso.

Tuvimos oportunidad de viajar a Buenos Aires a conocer otros urólogos pero, por la simple razón de que en casa tenemos dos nenes más y viajar implicaba vivir allá, decidimos quedarnos. Fue de las mejores decisiones porque ha acompañado a Olivia con una altura increíble, de manera profesional y humana. Esta patología necesita eso porque los nenes se exponen en los primeros años de vida a continuas cirugías y tienen que crear un lazo con su médico para que no sea todo tan agresivo. Oli pasó por 16 quirófanos y 9 cirugías.

-Imagino que fueron situaciones muy diferentes entre que nació y fue tomando conciencia de lo que le sucedía.

Cuando era chiquita la llevábamos, la operábamos y salía triunfante. A medida que fue creciendo, cada vez costó más porque ya entendía lo que pasaba y ahí es cuando necesita un psicólogo, ella tiene una ludo terapeuta que la ayuda mucho. Hay que tener en cuenta que los nenes deciden y entienden todo y necesitan que les expliquen y los tengan en cuenta porque exponen su cuerpo, saben que van a pasar dolor y a veces no podés solo como familia, necesitás mucho apoyo.

-¿Cómo es el vínculo que logró con el médico?

El prequirúrgico que le hace es sentarse con ella una hora, dibujarle todo lo que va a pasar dentro de su panza y cómo va a salir. Eso vale oro para una mamá, como la ayuda de su psicóloga y su ludo terapeuta, la extrofia necesita ese compromiso por parte de todos.

-¿Cómo es la experiencia de Oli en el ámbito educativo?

Hemos tenido mucha suerte. Oli fue al Jardín 914 y siempre estuvieron predispuestos a acompañarlos. Pasó su salita de cuatro entre quirófano y quirófano y tuvimos una maestra que fue un amor, la acompañó con banderas, videollamadas, los nenes con mensajitos hermosos.

El primer grado fue pandémico así que no pudo ir pero seguimos en la escuela pública donde su maestra pone mucho para hacerla sentir bien, hay baño apto para que ella pueda llevar su bolsito para hacerse cateterismo intermitente.

Ella lo toma con normalidad, generamos que se pueda manejar en la vida igual que cualquiera. La dra. Alconcher nos dijo que su problema está dentro del pañal y cuando sea grande dentro del baño, después su vida es normal. Fue un consejo muy bueno que me dio y lo pudimos tomar como familia.

-Ustedes se preocupan por lo que viene pero para ella es la normalidad que va construyendo.

Exactamente, siempre tenemos ese miedo y es acompañarla. Ellos van, ponen el cuerpo, aguantan un poco el dolor y salen victoriosos de cada quirófano. Como papás acompañamos eso, no podés hacerlo ni triste, ni mal ni angustiado, hay que estar a su altura.

-¿Las intervenciones tienen que ver con el crecimiento o son durante toda la vida?

La extrofia, aparte de ser atípica, tiene que no hay un caso igual. Cada nene que nace es una nueva aventura para el urólogo. Si bien se intenta que cuando lleguen a primer grado tengan continencia urinaria y fecal, cada nene tiene su tiempo. Menos de ocho cirugías no son.

-¿Cómo es el paso de la atención de la pediatría al paciente adulto?

No todo urólogo es apto para tratar extrofia. Eso es importante saberlo porque hubo casos donde se tomaron malas decisiones que tuvieron que caer en manos de cirujanos especializados que cuestan tres veces más solucionar. Eso pasa mucho cuando no hay un diagnóstico prenatal, el nene nace y los médicos se asustan y derivan para cualquier lado.

El tema es que a partir de los 16 años, ya adolescentes, el urólogo pediatra los pasa a uno de adultos que encuentra a un nene que tuvo 20 cirugías es su panza y la verdad es que los chicos tienen toda la atención en la primera etapa de la vida y cuando llegan a la adultez se quedan huérfanos de médico. No hay urólogos, no hay nefrólogos, no hay ginecólogos que sepan y atiendan a las chicas que quieren ser mamás. Pasa en Bahía, en Buenos Aires y en Estados Unidos.

-¿Cómo es la cobertura por parte de las obras sociales?

Generalmente cuesta. La extrofia recién el año pasado entró entre las enfermedades poco frecuentes, no había un código. Con las prepagas o las sindicales tenés que pelear mucho para que entiendan que son tratamientos prolongados, que necesitás sondas carísimas, prótesis, las cosas que te pide el médico.

Es muy importante conseguir el certificado de discapacidad. Es ni más ni menos que una palabra que no te frena ni te limita. Es una herramienta súper útil para generar igualdad de condiciones, si tuviéramos que pagar las sondas de Olivia sería imposible, pero teniendo el certificado la obra social te las tiene que garantizar.

Ahora, al ser una asociación, empezamos a vincularnos, conseguimos una abogada en discapacidad para asesorarnos, tenemos mucha relación con el urólogo Javier Ruiz del Garrahan y nos dice que han dejado de hacer cirugías porque saben que los padres no pueden afrontar lo que viene después, lo que necesitás para la vida de ese nene. No es justo. 

-¿Cómo fue el caso de Celeste, la niña de Mendoza que nació en una familia sin recursos?

Éramos un grupo de Facebook, llegó el caso por la Asociación Española Asexvede y fue el por qué nació Vivex. Llegó la noticia y Male Otamendi, la fundadora, con el vicepresidente, Fernando Rodele, se pagaron un avión y fueron a Mendoza.

Llegaron al intendente, quien se comprometió a darles una casa y cumplió -cosa que nos sorprendió-, hablaron con los médicos del hospital y los comprometieron con un tratamiento. La casa de Celeste está en cercanías del hospital. Es una nena hermosa que necesita estar bien, tener una vejiga ampliada, ir a la escuela sin tener cuidados que no son necesarios cuando se opera.

 -¿Hay muchos casos en el país?

Estamos tratando de hacer el primer registro, no hay estadística en ningún hospital. Hacemos un trabajo hormiga, a cada padre que conocemos le pedimos que se registren, llevamos 130. Este año fue con mucha incidencia, hubo 6 bebés después de años que no haya nacido ninguno. Nadie sabe por qué, ni cómo ni nada.

-¿Cómo siguen los tratamientos durante la pandemia?

Se complica más todavía porque las cirugías están frenadas, se reprograman, muchas veces los urólogos operan igual porque es necesario. Si bien no son urgencias de vida o muerte, el nene tiene pérdida de orina hace 3 años y ya tiene 12 y no quiere usar pañal, en ese contexto es una urgencia para ese nene. Se complica con las familias que viven lejos y se atienden en hospitales de Buenos Aires y no pueden ingresar y hay nenes que no tuvieron controles.

Personal de clínicas privadas realizará una medida de fuerza jueves y viernes en reclamo de mejoras salariales. Se trata de un cese de actividades convocado por la Federación de Asociaciones de Trabajadores de la Sanidad Argentina.

“Estamos reclamando paritarias anuales, un 45% de aumento que va escalonado, julio, septiembre, noviembre y diciembre, con una revisión en febrero. No hemos tenido una contestación favorable, es complicada en el contexto de pandemia”, comentó a FM De la Calle Juan Forchino, miembro de comisión directiva de ATSA.

El trabajador del Hospital Italiano destacó que “no hubo ni siquiera negociación, no hubo respuesta favorable. La contestación es que no hay plata como para bancar los aumentos salariales. Seguimos quedando abajo por los salarios, perdemos poder adquisitivo día a día, es imposible palear la situación. Estamos a la espera de una negociación de último momento”.

Señaló que “el agotamiento es generalizado, los empleados de sanidad están muy cansados, estresados”.

Por otra parte, informó que durante la protesta se garantizarán “la atención de emergencia que lleguen a los hospitales, servicios de emergencia privados, pediátricos y clínicas.

Por último, en relación a la pandemia, enfatizó que “si bien los hospitales se han armado de diferente manera para palear la situación en algunos momentos llega a colapsar el servicio sanitario”.