El viernes pasado, la directora del Instituto Cultural, Morena Llanca Rossello, asistió al Concejo Deliberante, junto a su equipo, para presentar el presupuesto 2021. “¿Ustedes me escuchan?”, preguntó, al poco tiempo de comenzar su intervención. Fuera del recinto, trabajadores y trabajadoras de la cultura de todas las ramas permanecieron desde el mediodía exigiendo la renuncia de la funcionaria, manifestando su repudio a través de una batucada , consignas y una canción de Impro Delivery

Belén López, delegada general de la Asociación Argentina de Actrices y de Actores de Bahía Blanca, dijo a FM De la Calle que “era un buen momento para que los trabajadores y las trabajadoras de la cultura podamos expresar nuestro desencanto respecto de las políticas culturales y nuestro repudio. Decir francamente nuestra necesidad de que ya no esté más en el Instituto Cultural una persona como Morena Rossello que no ha hecho nada por la cultura, por lo menos desde el sector popular”.

La movilización fue “una clara expresión de nuestro sector, de todo el desguace, de todo el vaciamiento  que se viene haciendo, no sólo de ahora sino desde el año 2016. El 2020 más allá de la pandemia fue feroz para nosotros”.

Respecto del presupuesto defendido por la funcionaria, López sostuvo que “el recorte es brutal y ya de por sí nos comieron este año: es un presupuesto menos. En lo que respecta a la comedia municipal, es un presupuesto que desde el vamos, al haber comprometido tres comedias para el año que viene, solamente vimos reflejadas dos y no sabemos en qué parte de todo ese presupuesto se contemplará la comedia que actualmente está postergada para el año próximo. Los montos están como encriptados. Las respuestas que dan siguen siendo demasiado livianas y vacías”.

Efectivamente, las respuestas que intentó esbozar la funcionarias fueron muy escuetas y vagas, tal como puede comprobarse en este registro que realizó la UMSur a través de su red social Facebook.

Dicha organización, días atrás, presentó un análisis económico del contenido del presupuesto para el Instituto Cultural, en el que se verifica también que, en materia de los recursos que se destinarán al área cultural, el aumento nominal no llega al veinte por ciento, es decir, se corrobora el ajuste concreto puesto que, en términos reales, los recursos asignados se encuentran por debajo de la inflación registrada para lo que va del 2020.

En este sentido, el presidente de la comisión de cultura de HCD, Carlos Quiroga, sostuvo que “por la positiva, han ratificado que no van a insistir con la derogación de la ordenanza del Instituto Cultural y el plexo normativo complementario, lo cual es una enorme noticia. Porque justamente el año pasado discutimos un presupuesto en estos términos y en diez días ocurrió el intento de derogación que las organizaciones lograron evitar. Por otro lado, que la reapertura del teatro municipal la garantizan para pasado el invierno sin dar demasiados detalles. Y el resto quedó verificado que es un presupuesto de ajuste y de recorte. Los recursos afectados, que no fueron utilizados este año, por ejemplo, no han buscado una financiación extra que no sea la original de esos recursos, con lo cual se va a contar con muy poco dinero tanto para los espacios culturales, para eventos permanentes como para el fondo municipal de las artes”.

“Después en materia de Fondo Educativo y otros temas dejan bastante que desear los argumentos expresados acá por los funcionarios”.

Lo que puede verificarse en términos numéricos concretos, “se contradice bastante con los objetivos” planteados en la fundamentación presupuestaria “de la participación, salir al aire libre, disfrutar. Para todo eso hay que poner plata”.