/ Locales / Sandra Crucianelli: «Cuando hablás de la pauta sos boleta»

Sandra Crucianelli: «Cuando hablás de la pauta sos boleta»

delacalle Ninguno 19 noviembre, 2020 - 2:09 pm en Locales, Noticias, Política

La periodista Sandra Crucianelli participará esta tarde en un encuentro virtual sobre pauta oficial organizado por Integración Ciudadana. «Está bueno que la gente sepa lo que pasa dentro de los medios de comunicación», adelantó a FM De la Calle.

«El poder político y la pauta oficial, ¿cuánto nos cuesta la publicidad del municipio?» será el eje del panel que sumará las intervenciones del creador de Gasto Público Bahiense, Manuel Aristarán, y del director de Poder Ciudadano, Pablo Secchi.

«En Bahía se producen situaciones muy injustas en desmedro de medios pequeños o con nichos de audiencia legítimos, en favor de empresas más grandes y con recursos. En lo que va desde el 2020 se han gastado más de 80 millones de pesos en no comunicar y en no rendir cuentas. Pareciera que la pauta financia medios de comunicación y, lo que es peor, financia periodistas. Eso está mal, el problema es que es legal», dijo Crucianelli.

La coordinadora de la Unidad de Inteligencia de Datos de Infobae agregó que «esto hace que se produzcan distorsiones con algo tan sensible como el dinero público. Hay mucho dinero que va a pocas manos, sin ningún objeto, es dinero desperdiciado. Si se ve la distribución, en 2008 el grupo Massot se llevaba el 60% de la pauta. Cuando lo dije en Canal 7, la respuesta que obtuve fue un mail de uno de los directivos de la agencia Rex Publicidad a Artear pidiendo literalmente mi cabeza».

«El despido de periodistas por no ajustarse a lo que el Municipio quiere que se diga o se opine, se ha visto en la época más oscura que vivió Bahía Blanca en ese aspecto, que fue durante el gobierno de Cristian Breitenstein, en el que Rex concentraba más de la mitad de la pauta y la distribuía discrecionalmente ejerciendo presión directa sobre los medios».

Durante la gestión de Gustavo Bevilacqua no cambió la situación: «Hubo despidos, corrimientos, castigos, acoso y amedrentamiento de periodistas, de lo cual hablo con conocimiento de causa porque fui una de las afectadas. Este tema merece por lo menos una ordenanza, no para financiar medios porque el financiamiento tiene que ser privado, sí hacer un aporte para que se comunique como la contraprestación de un servicio y para la rendición de cuentas».

Respecto de la implicancia en los contenidos y su repercusión en las audiencias, Crucianelli destacó que «se difunde un mensaje único, eso es peligroso en los años electorales para la audiencia porque empieza a comprar un paquete que es el que paga el gobierno de turno si quiere ser reelecto. Se utiliza la pauta para mostrar lo buenos que son, se usa ese dinero para financiar este mensaje, esto me parece asqueroso».

«En vez de usar dinero público para comunicar servicios, te dicen mirá qué bueno es el intendente, qué bueno que hizo esta obra. La gente compra este paquete como algo que está bien confiando en el medio en el que consume. Esto se ve en la gente que escucha LU2 a la mañana, por costumbre. Tenemos un grupo de gente de 60, 70 años que están acostumbras a escuchar una radio que se lleva más del 10% de la publicidad, que transmite el mensaje del diario La Nueva y de La Brújula», apuntó.

Las nuevas tecnologías y el desmanejo de la pauta han favorecido la concentración: «Han creado plataformas que después terminan en las mismas manos para recaudar más. El grupo La Nueva concentra el 43% del dinero público, si le sumamos el 25% de La Brújula -sumando el dinero que reciben sus periodistas- es casi el 70% en mano del mismo empresario que te va a dar el mismo mensaje».

«Sabemos que cuando hay pauta oficial, cuando ponés publicidad en un medio la libertad periodística es acotada, cuando te cuenten otra cosa es mentira».

Por último, destacó: «Hay 80 millones de pesos en juego, entiendo que es incómodo que hablemos de esto para los colegas, que quienes están trabajando en los medios no pueden hablar porque saben que van a tener represalias o corren riesgo de ser despedidos. Mucho de esto pasó en los últimos despidos que hubo en Bahía. Cuando hablás de la pauta sos boleta, en otras palabras».

0 ENVIAR UN COMENTARIO