Lo confirmó ayer el Rectorado. El objetivo de la institución es la presencialidad de forma controlada y segura en el próximo ciclo lectivo.

Mediante un comunicado, el rector y el vicerrector afirmaron “se dará prioridad a aquellas actividades que permitan la graduación y el desarrollo de actividades académicas imprescindibles bajo dicha modalidad”.

Los doctores Daniel Vega y Javier Orozco agregaron que, tras el consenso con distintos sectores universitarios, “paulatinamente, se retomará la presencialidad en el resto de las actividades académicas y en todas aquellas que contribuyen a lograr una formación integral de nuestros estudiantes”.

“Resulta necesario destacar que cualquier planificación actual podrá verse afectada por las restricciones que impongan los gobiernos nacional, provincial y municipal en atención al desarrollo de la pandemia”, agregaron.

El mensaje además destaca que “el gran esfuerzo realizado ha permitido mantener vigentes los altos estándares de calidad por los que es reconocida nuestra universidad, pero a la vez consideramos que resulta necesario retomar las actividades que reclaman presencia en los espacios formativos”.

“Atentos a la voluntad de toda la comunidad universitaria, arbitraremos los medios para sostener nuestra misión y visión institucional, priorizando la salud de todos”, concluyeron.