A las 19:30 en Colón 80 se realizará disertarán las integrantes de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto, Stella Maris Manzano y Silvia Scheider, sobre “Derecho al aborto: responsabilidad médica”. La actividad será en el marco de la Cátedra Abierta de Violencia de Género organizada por la Secretaría General de Cultura y Extensión de la UNS y la Red Local de Violencia de Género.

Stella Maris Manzano es médica especialista en Tocoginecología en la provincia de Chubut donde realiza abortos no punibles. La profesional dijo a FM De la Calle que ayer “tuvimos a la mañana una reunión con los médicos del Hospital Penna y a la tarde con médicos residentes de medicina familiar del Hospital Municipal”.

Según explicó Manzano, “en Chubut fuimos abriendo punta. El azar quiso que en el año 2010 fuera la primera vez que un superior tribunal de la provincia reconociera el derecho de las mujeres violadas a abortar por ese motivo. Aunque el Código Penal desde 1921 en el país permite el aborto por violación o cuando la salud o la vida de la mujer están en riesgo, la verdad que esto había sido letra muerta. Siempre a los médicos nos habían educado en el miedo. Todos nos dejamos arrastrar por este temor de que algún juez nos iba meter presos o que el Código Penal no es tan claro y la verdad es que es claro”.

Durante la entrevista, la especialista afirmó que “cuando se legaliza el número de abortos baja”.

Por otra parte la médica se refirió al aspecto mercantil de los objetores de conciencia señalando que “el médico al que le va muy bien en lo económico lucrando con la vulnerabilidad de las mujeres no les va a enseñar de anticoncepción”.

El fiscal José Nebbia informó a FM De la Calle que “el lunes presentamos un requerimiento de detención indagatoria. Tuvimos que insistir el martes y luego de ello el juzgado ordenó la indagatoria de quien está individualizado de haber hecho las amenazas. Eso se produciría la semana que viene. Insistiremos sobre el pedido de detención”.

Por otra parte, el funcionario dijo que la persona señalada de haber amenazado al testigo “es el hijo de uno de los imputados de la causa Triple A”.

La pena que se prevé para este delito con los agravantes señalados por la Unidad Fiscal se contempla entre 2 a 6 años. Desde el punto de vista procesal, luego de la indagatoria hay un plazo de 10 días para definir el procesamiento del imputado.

“Éramos como soldaditos”, dijo la periodista Yanina Lofvall en diálogo con FM De la Calle al recordar los más de siete años que fue cautiva de la secta católica Servi Trinitatis. El proceso de captación, el robo de la identidad, la reducción a la servidumbre y el secuestro, los malos tratos, las estafas, la causa judicial y la reconstrucción de su vida son algunos de los ejes del libro que presentará el próximo sábado a las 18:30 en la sede de ADUNS (Pasaje Tres Arroyos 538).

La justicia pampeana investigó a los sacerdotes españoles Antonio Martínez Racionero y Ricardo Latorre Cañizarez aunque dictó falta de mérito porque si se cuestionase la actividad de reclutamiento y adoctrinamiento “entraríamos en una intolerancia religiosa que no pararía hasta la indagatoria al mismo Papa”. Años después la Unidad Fiscal de Asistencia en Secuestros Extorsivos y Trata de Personas pidió reabrir la causa y las víctimas denunciaron al Estado argentino ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos “por no haberle retirado la autorización a esta secta”.

“Siervas Trinitarias (Secta Católica)” fue editado por la Cooperativa Visión 7 y declarado de interés provincial porque “además de ser una obra literaria pampeana, es un documento histórico” que retrata un hecho que “conmocionó a la sociedad santarroseña” y “describe cómo operan los movimientos sectarios”.

A días de su presentación en Bahía Blanca, compartimos la transcripción de la entrevista realizada a Yanina Lofvall en el programa En Eso Estamos semanas atrás.

-¿Qué es Servi Trinitatis?

Servi Trinitatis es un instituto secular, llamado así dentro de la Iglesia Católica, que llegó en los noventa a Argentina. Primero a Santa Rosa, La Pampa, y luego a Lomas de Zamora. Es una institución que empezó a trabajar en la Catedral de Santa Rosa a través de Acción Católica y a partir de ahí empezó a captar chicas y chicos, de entre 12 y 18 años en su mayoría, para ser miembros de la institución con votos de castidad, pobreza y obediencia sin con el consentimiento de los padres. Se trata de un instituto secular, por lo tanto no había hábito o algunas cosas visibles que los padres pudieran entender que se estaba tratando de una consagración.

Aclaro esto porque es una de las primeras cosas que la gente no entiende, se habla de cómo hacían para ocultarlo, ¿no? En el año 2007 fue denunciada por reducción a la servidumbre, por estafas y varias carátulas más en una causa que empezó en La Pampa y se cerró acá  lamentablemente aunque fue presentada en la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

????????????????????????????????????

Yanina Lofvall. El Tranvía.

Lo que es un trabajo de manipulación mental con personas muy chicas, a una edad muy temprana, en la que logran hacer un quiebre de la voluntad donde uno termina siendo miembro en contra de lo que desea, creyendo esto del mensaje divino que ellos traían y uno debería obedecer. La manera de manipulación que ellos utilizan es la de las sectas, logrando el corte de los vínculos sociales nuestros, perdíamos a nuestros amigos, nuestros vínculos familiares, es un mecanismo muy complejo y sutil que se dio y por eso la necesidad de un libro, de poder contar lo que nos pasó a muchas jóvenes de La Pampa, de Lomas de Zamora, pero también dar a conocer una manera de trata de personas que todavía sigue funcionando en Santa Rosa como en Lomas como en otros lugares del mundo.

-¿En qué prácticas consistía la reducción a la servidumbre?

El caso más grave que tuvimos fue el de una joven que entró a la institución a los 16 años y durante casi diez la hicieron pasar por enferma. La hacían dejar de comer, por eso parecía enferma, y estar escondida en Buenos Aires porque ellos decían que le estaban haciendo unas intervenciones gravísimas para lo cual se hacían grandes colectas de dinero.

Después de ocho años de esto y de hacer colectas tanto en Santa Rosa, como en Lomas de Zamora, como en Venezuela y España se descubrió que esa chica nunca estuvo enferma y que en realidad era una miembro que había sido obligada por ellos a permanecer encerrada y haciendo determinados tipos de dietas para estar delgada y parecer enferma y promover esas colectas.

Otra de las cuestiones es que al tener votos de pobreza nosotros entregábamos todo a la institución, ellos manejaban nuestros sueldos, nuestras tarjetas de cobro, nosotros si queríamos algo teníamos que pedir permiso y si se nos autorizaba lo podíamos comprar. Teníamos una dependencia total de lo que ellos decidían.

En Santa Rosa lograron comprarse una casa, un chalet muy importante en el centro de la ciudad, un campo y poner una radio con una de los mejores estudios de la ciudad. En Lomas de Zamora tienen cuatro o cinco casas compradas y en Capital Federal tienen cuatro departamentos.

-¿Lograron transformar tu propia identidad?

Sí, eso es lo complejo. Hay mucha gente que no podía entender lo que nos pasó porque hay una diferencia muy grande entre lo que son movimientos quizás ortodoxos de la Iglesia, donde uno es libre de elegir si quiere o no estar en ese lugar, que este tipo de institución, que yo no he conocido otra de estas características tan perversas dentro de la Iglesia, que lo que hace es eso, robarte la identidad.

Yo cuento en el libro que venía de una familia que no practicaba, teníamos el trámite que hace uno que toma la comunión pero no iba a la Iglesia. Estaba en un movimiento de teatro, de rock nacional, nada tenía que ver con la Iglesia. Caí en un momento en que estaba mal, tenía 17 años, fui a pedir ayuda, consejo, y lamentablemente confié en ellos y me refugié en un momento de crisis. La mayoría de quienes entramos a la institución lo hicimos en un momento de debilidad emocional, familiar, historias muy simples de las crisis de adolescentes que en ese momento y esa edad son tan grandes para uno, todo se hace como inmenso.

Y lo que hacen es robarte la identidad, después de irte tenés que hacer un proceso muy largo de reencontrarte. Porque, como dice la tapa del libro, no nos queríamos dejar llevar por ningún gusto, nada, absolutamente nada de lo que nos gustara lo podíamos hacer porque era dejarnos llevar por el gusto y eso ofendía a dios. Ellos nos decían ‘todo gusto que no sea por la gloria de dios, renúnciese y quédese vacío de él por amor a Jesucristo’. Entonces nadie hacía nada, no podíamos hacer actividades culturales, ni mirar televisión, ni escuchar música, visitar amigos, todo era estar al servicio. Ellos disponían de seis horas de oración diarias, no podíamos hablar con hombres, no podíamos mirar vidrieras, no podíamos vestirnos de ningún tipo de manera provocativa, pantalones y remeras amplias, no podíamos usar aros, perfumes, no podíamos depilarnos. Éramos como soldaditos, quizás esa es la expresión, soldaditos.

-¿Vivían en alguna dependencia de esta organización?

Se llaman cenáculos, tienen una capilla adentro y se celebra misa, recién se hizo público cuando apareció el conflicto mediático, muchas vivíamos en comunidad. Otras no porque imagináte que muchos entraron hace doce o trece años, o sea, toda su actividad religiosa era a escondidas de sus padres pero viviendo con ellos. Se nos enseñaba a mentir de una manera muy sutil, lo que ellos llamaban restricción mental. Nuestros padres veían nuestros cambios muy radicalizados y a veces muchísimos cambios de personalidad porque había chicas que sí eran de la Iglesia pero otras que no teníamos nada que ver y de repente nos la pasábamos en la Iglesia.

Teníamos reunión en el cenáculo, misa en el cenáculo, direcciones espirituales con el sacerdote o hacer cosas que tenían que ver con la institución y nosotras teníamos prohibido decir a dónde íbamos. Entonces, teníamos que decir por ejemplo ‘me voy a juntar con las chicas’ o ‘voy a tomar algo con mis amigas’, y para que no sea mentira, cuando llegábamos al cenáculo tomábamos un vaso de agua y decían que no era una mentira porque habíamos ido a tomar algo.

De esa manera había un montón de mecanismos que hacían que nosotros trabajáramos para la institución sin que nuestros padres supieran lo que nosotros estábamos haciendo aunque éramos menores.

-¿Eran todas mujeres?

Había una rama femenina y una masculina. Lo que pasa es que no teníamos permitido conocer la rama masculina, entonces nunca supe qué cantidad había en la ciudad de Santa Rosa. Sí sé que había miembros porque como era tan visible nuestro cambio, nuestra actitud, en la parroquia nos dábamos cuenta quiénes podían ser los miembros varones. Sí se llevaron gente de Santa Rosa para asistir sacerdotes de la institución.

-¿Entre las mujeres estaba tu hermana?

Entre las mujeres estaba mi hermana que cayó dos años antes que yo y fue uno de mis grandes logros de la causa. Mi hermana estaba muy radicalizada en la institución y cuando fue la causa judicial ella se enojó mucho con nosotros porque decía que los sacerdotes eran santos y que ellos no mentían y que la que los había estafado era esta chica de 16 años, todo ese discurso. Y cuando empieza a salir por los medios, mi familia trabajó muchísimo por esta causa, entonces, de repente, después de once años de estar en la institución los curas le dijeron que se habían dado cuenta que no tenía vocación y la echaron.

Por suerte y aunque sea de esa manera, mi hermana recuperó su libertad y hoy por hoy volvió con su novio, con el que había dejado once años antes para hacerse miembro de la institución. Mi hermana cuando se acercó a la Iglesia se estaba por casar y ellos la convencieron que no tenía vocación para el matrimonio y que tenía que entrar en la institución, y dejó a su novio y se metió a Servi Trinitatis.

-¿Vos cómo pudiste salir?

Durante siete años quise irme. Estuve siete años y dos meses. Pedí varias veces la baja, no me la dieron. Y cuando se descubrió que hacían pasar a estar chicas por enfermas, una era de Santa Rosa y otra de España, dos casos iguales, esto fue dos años y pico antes de la causa judicial que fue un lío interno, no fue público. Se generó una crisis muy grande en el que todas las que cuestionaron, opinaron o hablaron del tema sin autorización del director fueron expulsadas.

En ese momento, luego de una crisis, yo por alguna razón pude como tomar coraje o como un quiebre, yo me quería ir hace siete años y no podía, tenía esa dependencia que ellos me decían que si me iba atentaba contra lo que dios quería, que me iba a condenar, que no iba a ser feliz, que iba a ser una fracasada toda mi vida yo y toda mi familia, y todas las almas que se iban a salvar por mí, si me iba se iban a condenar. Era una carga muy grande sobre la fe.

Pero en algún momento de esa crisis institucional mi cabeza hizo un clic y me pude ir. Me fui como desertora para ellos, sin la autorización, sin la baja. Por lo tanto, por lo que ellos me habían enseñado no pude comulgar durante un año porque tenía votos temporales cuando me fui, después me enteré por otros sacerdotes que eso no era así, que era mentira de ellos y yo podía haber comulgado tranquilamente, ¿no? Era parte de la presión que ellos ejercían sobre uno para que no se vaya, uno estaba desde la fe ahí.

-¿Ellos quiénes son?

siervas-3

El obispo Poli despide al cura Racionero. Radio Kermés.

En el caso de Santa Rosa, Ricardo Latorre -era mi director espiritual y confesor- y Antonio Martínez Racionero. Pero después en Lomas de Zamora también hubo algunos sacerdotes con mayor perversidad que otros, porque también hay sacerdotes que entraron de buena fe y desconocen algunos mecanismos que tienen las autoridades máximas de la institución. Lamentablemente tenemos dos sacerdotes que salieron de Santa Rosa y creo que ellos son tan víctimas como lo fuimos nosotras.

-Hablando de las autoridades de la Iglesia Católica, ustedes tenían en La Pampa por aquellos años a Mario Poli que está en Capital reemplazando a Bergoglio desde la asunción del papado. ¿Recurriste a ellos? ¿Qué actitud tomaron?   

En principio es interesante el dato, quizás en Bahía no se conoció tanto la causa, no es casual que monseñor Poli vino acá. Poli llega a la ciudad de Santa Rosa en medio del conflicto judicial del cual se abstuvo de emitir cualquier tipo de opinión, ni en favor ni en contra, durante toda la causa. Yo me entero por una persona que estaba dentro de la Curia de la Iglesia que la orden de Bergoglio era sacarlos del país pero después del lío mediático, ellos de ninguna manera querían que la Iglesia se salpique de manera negativa más de lo que estaba aconteciendo. Entonces, monseñor Poli era el pulmón derecho de Bergoglio, el izquierdo era monseñor Lugones. Uno fue enviado a Santa Rosa y el otro a Lomas de Zamora donde estaba la institución. Después del juicio, Poli dio por terminada la misión y los sacerdotes se tuvieron que ir y, un año después, Lugones les dio por terminada la misión en Lomas de Zamora y se tuvieron que ir.

Siempre hago la diferencia de que monseñor Lugones fue un poquito más coherente y no los fue a despedir como hizo sí Poli y les agradeció.

-Respecto de la causa judicial, ¿la actitud fue como en los casos de abuso, correrlos, bajar el tono y no acompañar a las víctimas?

El obispo saliente se negó a ir a declarar y la causa quedó en la instancia de la provincia porque la última apelación no entró en tiempo y forma y se cerró. También hubo algunos manejos extraños ahí que en la conciencia de los que estuvieron participando se sabrá lo que pasó.

-¿Siguen funcionando bajo otros nombres?

Sigue funcionando bajo Servi Trinitatis, también bajo Asociación Sol y Católicos en Acción, están en Remedios de Escalada y en un club de barrio también, siguen trabajando con menores, dando clases de algunas cuestiones culturales, siguen haciendo retiros espirituales y campamentos con jóvenes de 12 a 18 años.

11214267_394792530708255_58730151646649968_n

Luego de las amenazas recibidas por el testigo de los crímenes de la Triple A Alberto Rodríguez, el secretario general del Partido Comunista de Bahía Blanca José Lualdi dijo a FM De la Calle que se trata “de un testigo muy importante. La coherencia de Alberto hace que muchas de las organizaciones políticas que tenemos opiniones diferentes sobre otros temas de la realidad, se expresen en solidaridad con él”.

A su vez, el dirigente expresó que “nosotros, que somos críticos del gobierno, queremos decir que todo lo que significa el andamiaje de protección a testigos, los abogados y la fiscalía se puso en marcha en minutos. Alberto y nosotros nos sentimos muy protegidos después de la amenaza, hay que felicitar”.

Sin embargo, Lualdi advirtió que “por otro lado, el kirchnerismo sigue haciendo maniobras, no atiende el teléfono al propio Alberto Rodríguez que está llamando para que no se caiga el tratamiento de Montezanti en el Consejo de la Magistratura. El kirchnerismo todavía sigue jugando a las escondidas. La discusión es si la política tiene la voluntad suficiente para ir por los civiles de la dictadura”.

Alberto Rodríguez, testigo directo de crímenes cometidos por la banda de la Triple A bahiense y querellante en la causa judicial, fue amenazado por un joven en el Centro Cultural “La Panadería”, pasadas las 20 del sábado.

Según dijo el actor a FM De la Calle, luego de terminar un ensayo “estábamos fumando un cigarrillo en el patio. Estaba el portón abierto como siempre. Entró un muchacho joven, muy bien vestido. Cuando le preguntaron qué quería, me señaló. Dijo: ‘vos cagaste a mi familia’. Me insultó y dijo que eso lo iba a pagar yo también, que me iban a hacer cagar, que en mi familia iba a correr sangre”.

Rodríguez explicó que “trataba de pedirle que me explique a quién jodí. No me quiso dar explicación ni por qué me amenazaba. Pegó media vuelta y se fue. Cuando se va, desde la ventana del bar (del centro cultural) veo que estacionó el auto en la vereda. Pude ver el auto, a la persona que iba con él que se quedó dentro del auto”.

“Cuando me preguntaron qué me había pasado, porque veían que no estaba bien,  digo ‘me amenazaron de muerte’. Alguien me sugiere: ‘¿y tu situación con el tema Triple A?’.  Ahí me cayó la ficha”.

Minutos después de ser amenazado, Rodríguez denunció los hechos ante el fiscal general Alejandro Cantaro, acompañado por el abogado del programa de protección de testigos Daniel Fortunato. Sobre las ocho de la mañana de este lunes declaró ante José Nebbia, fiscal de la Unidad de Derechos Humanos de Bahía Blanca. “Ahora es la justicia la que tiene que llevar adelante la investigación”, sostuvo el artista.

Alberto fue testigo del asesinato del estudiante David “Watu” Cilleruelo ocurrido el 3 de abril de 1975 en los pasillos del ala de Ingeniería de la Universidad Nacional del Sur. Brindó su testimonio e impulsó la investigación contra integrantes de las patotas de la Alianza Anticomunista Argentina que en Bahía Blanca eran conducidas por el jefe de la CGT y diputado nacional, Rodolfo Ponce, y el interventor de la UNS, Remus Tetu.

Si bien ambos represores fallecieron impunes, a principios de abril los fiscales Nebbia y Miguel Ángel Palazzani requirieron el inicio de la acción penal contra varios integrantes de sus bandas. Luego de reiteradas quejas del Ministerio Público, el juez subrogante Santiago Ulpiano Martínez ordenó detenciones. Hasta el momento fueron capturados Héctor Oscar Chisu en Trelew y Raúl Roberto Aceituno en Ing. White.

Tras participar en representación de la Liga Argentina por los Derechos del Hombre de la reunión de la Mesa de Diálogo convocada por la Procuraduría de Crímenes de Lesa Humanidad, Alberto Rodríguez dijo esta semana en FM De la Calle que respecto a la causa Triple A “el punto es si se quiere avanzar, Oyarbide lo utilizó como un método de apriete para tener una carpeta más con la cual sostenerse, avanzó en una detención y después no hizo nunca más nada. Pretenden que cada uno de los hechos cometidos, de los 24 en Bahía Blanca muertos por la Triple A, se haga un juicio único que es lo que pretendemos nosotros, no que tengamos que ir por cada asesinato y encontrar a los testigos del momento en que apretaba el gatillo y mataba a cada uno de los compañeros”.

“Lo que pedimos es: hay un listado, hay testigos de quienes operaron como la Triple A en Bahía Blanca, quiénes fueron los que participaron en hechos violentos y esa gente tiene que ir a juicio pese a que algunos ya empiezan a morir como el ‘Oso’ Chisu o Rodolfo Ponce. Pero que otros siguen caminando por las calles de Bahía o dictando clases en la Universidad”.

El testigo amenazado también denunció los supuestos vínculos del camarista federal Néstor Luis Montezanti con la Triple A. Fue en una sesión del Consejo Superior Universitario de la UNS donde se discutían asuntos vinculados a la actividad académica del abogado y ex Personal Civil de Inteligencia de la dictadura.

Aquel episodio le valió a Rodríguez ser querellado por Montezanti en 2008. Si bien el fallo fue parcialmente adverso para el militante popular, permitió que el juez correccional José Luis Ares probara que el actual camarista había estado presente, junto a un grupo de hombres armados, durante la toma de la UTN en 1974. Además, acreditó “suficientemente la pertenencia de Jorge Argibay y su grupo de matones a la tristemente célebre Triple A”.

La Secretaría de Derechos Humanos de la Nación informó que el viernes pasado quedó conformada la Unidad de Registro, Sistematización y Seguimiento de femicidios y de homicidios agravados por el género, a través de la Resolución nº1449, que contendrá los casos ocurridos en todo el territorio nacional.

Ana Oberlin, directora de Asuntos Jurídicos del área dijo a FM De la Calle que “consiste en una base muy buena que tiene la posibilidad de cruzar datos. En ningún estamento del Estado había algún registro. Solamente se contaba con el que lleva adelante La Casa del Encuentro. Es un trabajo que hay que destacar, porque sin ello no habría ningún dato. Lo hicieron de una forma realmente muy buena. Pero es un deber del Estado tener ese tipo de datos y estadísticas para poder generar políticas públicas específicas”.

La funcionaria agregó que además “será una gran herramienta porque no sólo va a permitir hacer un análisis cuantitativo sino uno cualitativo. Permitirá saber cuál es la mecánica, quiénes son las víctimas, quiénes son los victimarios y con toda esa información pensar qué podemos hacer desde todas las instancias del  Estado”.

Además, Oberlin afirmó que es necesario “comprometer al Poder Judicial para que avance en estos casos porque sin esto difícilmente podamos evitar estas muertes y hacer carne esta consigna que dio el pueblo argentino el miércoles de #NiUnaMenos”.

Foto: UNO.

(Notas.org.ar) “Triste noticia”. Así resumía el asunto del correo electrónico enviado por la Carrera de Sociología de la Universidad de Buenos Aires la información que desde la tarde del domingo ya circulaba por redes sociales. Norma Giarracca, docente e investigadora de la carrera, había fallecido.

Con la juventud de 70 años y un extenso currículum (académico, pero también de activismo y mucho más) Giarracca se despidió de un mundo que pensó, analizó y transformó con su aguda mirada y compromiso.

De 1969 a 1976 trabajó en el Ministerio de Agricultura, en la Dirección de Economía y Sociología Rural. Estaba entonces vinculada al Peronismo de Base. Cuando la Junta Militar tomó el poder por la fuerza en 1976, se exilió en España, Inglaterra y se radicó luego en México.

Con la vuelta de la democracia en nuestro país, se sumó a coordinar las áreas de Ciencias Sociales, Educación y Filosofía del CONICET. Con el conocimiento y experiencia acumuladas creó la cátedra de Sociología Rural y el Grupo de Estudios Rurales (GER). Más adelante fundaría también el Grupo de Estudios de los Movimientos Sociales en América Latina (GEMSAL).

Fue también en su intensa vida investigadora principal del Instituto Gino Germani de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA, coordinadora del Grupo de Trabajo de Desarrollo Rural de CLACSO y directora de la Maestría de Investigación Social de la UBA, además de ser representante por el claustro de profesores en la Junta de Carrera de Sociología.

Su preocupación principal y objeto de estudio fue el modelo agropecuario. Su enfoque, vinculado a la revalorización de los sujetos del campo, los campesinos y pequeños productores principalmente, y la crítica al modelo de agronegocios, la ubicaron como una referencia intelectual no sólo para la academia, sino también para los movimientos sociales y organizaciones del sector.

Desde la docencia, incentivó a generaciones y generaciones de futuros sociólogos. En la página web del GER – GEMSAL Giarracca escribía sobre los estudiantes: “Todos ellos nos desafiaron a que fuéramos mejores docentes, que relacionáramos la rigurosidad con un espacio placentero que incite a reflexionar, leer, trabajar, sin perder la alegría”.

La despedida de sus colegas

En Facebook, varios docentes e investigadores con los que compartió los pasillos del Instituto Gino Germani y la ex sede de Marcelo T. de Alvear de la Facultad de Ciencias Sociales, la recordaron con emoción y cariño.

Marcelo Langieri, ex coordinador técnico de Sociología, uno de los primeros en dar a conocer la triste noticia dijo: “Su muerte es una pérdida enorme para la sociología y para el movimiento popular. Especialmente el movimiento campesino que tuvo en ella una de las voces más lúcidas y comprometida”. “Su mirada aguda nos informó, entretuvo y emocionó permanentemente. Se fue una luchadora y una maestra”, agregó.

Por su parte, la directora de la carrera de Sociología, Alejandra Oberti, comunicó por correo electrónico el fallecimiento de Giarracca: “Es una gran pérdida para nuestra Facultad. Su vocación docente nos acompañó durante décadas formando y transmitiendo no solo saberes sino también un fuerte compromiso con la Universidad pública”.

Maristella Svampa, con quien compartió reflexiones y preocupaciones, recordó: “Hace unos diez días hablamos por última vez por teléfono. Fue por lo de Ayotzinapa, para avisarme que estaban los familiares de las victimas acá en Buenos Aires. Norma, una vez más, infaltable en su compromiso”. Además, expresó: “Hemos perdido a una gran compañera de luchas, de afectos, de pensamiento”.

“Uno se da cuenta cuando alguien es respetado”, reflexionó Ernesto Meccia, autor de La cuestión gay. Un enfoque sociológico y Los últimos homosexuales. Sociología de la homosexualidad y la gaycidad. “Una vez”, recordó, “subió una foto con sus nietos jugando y ella sentada en el piso, lo más pancha”. “Norma a la altura de las circunstancias”, comentó Meccia a esa imagen.

Norma Giarraca escribió e incomodó. Discutió a fondo los problemas y las debilidades del actual modelo de agronegocios y las comunidades rurales. Pensó el país desde un ángulo novedoso y profundo. Y marcó, en su paso, a centenares de personas que tuvieron el gusto de compartir sus reflexiones y enseñanzas.

Usuaria incansable de las redes sociales, su último tuit fue sobre la movilización del pasado 3 de junio por #NiUnaMenos: “No fue una marcha más -decía- fue una práctica decolonial”.

Allí también la despidieron innumerables personas. Desde estudiantes de la Facultad de Ciencias Sociales, hasta colegas investigadores y activistas ambientales de distintos lugares del país y el continente, la conmoción sacudió unos cuantos hogares y círculos sociales del país.

Su muerte no será tapa de diarios, pero desde Notas la recordamos como una intelectual que comprometida con su tiempo.

Compartimos a modo de homenaje, su intervención en la Audiencia Publica por la Soberanía Alimentaria, en el anexo de la Cámara de diputados del 26 de Octubre de 2010.

Alberto Rodríguez, testigo directo de crímenes cometidos por la banda de la Triple A bahiense y querellante en la causa judicial, fue amenazado por un hombre pasadas las 20 de ayer. Acompañado por el abogado Daniel Fortunato, denunció los hechos ante el fiscal general Alejandro Cantaro. En las próximas horas comenzará la investigación pertinente.

Rodríguez fue testigo del asesinato del estudiante David “Watu” Cilleruelo ocurrido el 3 de abril de 1975 en los pasillos del ala de Ingeniería de la Universidad Nacional del Sur. Brindó su testimonio e impulsó la investigación contra integrantes de las patotas de la Alianza Anticomunista Argentina que en Bahía Blanca eran conducidas por el jefe de la CGT y diputado nacional, Rodolfo Ponce, y el interventor de la UNS, Remus Tetu.

Si bien ambos represores fallecieron impunes, a principios de abril los fiscales José Nebbia y Miguel Ángel Palazzani requirieron el inicio de la acción penal contra varios integrantes de sus bandas. Luego de reiteradas quejas del Ministerio Público, el juez subrogante Santiago Ulpiano Martínez ordenó detenciones. Hasta el momento fueron capturados Héctor Oscar Chisu en Trelew y Raúl Roberto Aceituno en Ing. White.

Tras participar en representación de la Liga Argentina por los Derechos del Hombre de la reunión de la Mesa de Diálogo convocada por la Procuraduría de Crímenes de Lesa Humanidad, Alberto Rodríguez dijo esta semana en FM De la Calle que respecto a la causa Triple A “el punto es si se quiere avanzar, Oyarbide lo utilizó como un método de apriete para tener una carpeta más con la cual sostenerse, avanzó en una detención y después no hizo nunca más nada. Pretenden que cada uno de los hechos cometidos, de los 24 en Bahía Blanca muertos por la Triple A, se haga un juicio único que es lo que pretendemos nosotros, no que tengamos que ir por cada asesinato y encontrar a los testigos del momento en que apretaba el gatillo y mataba a cada uno de los compañeros”.

“Lo que pedimos es: hay un listado, hay testigos de quienes operaron como la Triple A en Bahía Blanca, quiénes fueron los que participaron en hechos violentos y esa gente tiene que ir a juicio pese a que algunos ya empiezan a morir como el ‘Oso’ Chisu o Rodolfo Ponce. Pero que otros siguen caminando por las calles de Bahía o dictando clases en la Universidad”.

El testigo amenazado también denunció los supuestos vínculos del camarista federal Néstor Luis Montezanti con la Triple A. Fue en una sesión del Consejo Superior Universitario de la UNS donde se discutían asuntos vinculados a la actividad académica del abogado y ex Personal Civil de Inteligencia de la dictadura.

Aquel episodio le valió a Rodríguez ser querellado por Montezanti en 2008. Si bien el fallo fue parcialmente adverso para el militante popular, permitió que el juez correccional José Luis Ares probara que el actual camarista había estado presente, junto a un grupo de hombres armados, durante la toma de la UTN en 1974. Además, acreditó “suficientemente la pertenencia de Jorge Argibay y su grupo de matones a la tristemente célebre Triple A”.

La abogada y militante feminista Mónica Fernández Avello destacó durante la transmisión especial de FM De la Calle en el marco del #NiUnaMenos el avance legislativo en torno a la lucha contra la violencia hacia las mujeres, con la excepción de la criminalización del aborto, y manifestó que “hacen falta más operadores, más juzgados, pero a la vez que debemos exigir a los profesionales, funcionarios, organizaciones, para actuar, pensar, definir, cómo y qué hacemos para proteger a las víctimas y principalmente debemos modificar el sustento de esa violencia allí donde se exponga”.

Citando a la dirigente Andrea D’Atri opinó que “la mujer del proletario es la proletaria del proletario” y agregó que “las relaciones machistas, androcéntricas y patriarcales son anteriores al capitalismo y atraviesan todas las clases sociales y, si bien le vienen como anillo al dedo al mismo, al marcar en la familia las relaciones jerárquicas entre los sexos, no son el capitalismo. ¿O acaso las mujeres polacas –por citar solo un ejemplo- no fueron violadas por los nazis camino a la Unión Soviética y luego fueron violadas por los soviéticos camino a Alemania?”.

“Acaso en las organizaciones políticas, sociales, sindicales, laborales, etcétera, no hay miles de actos machistas contra las compañeras: ¿cuántos hombres militantes le dicen a su mujer militante ‘andá vos a la reunión que me quedo a cuidar los chicos’ o a cambiarle el pañal a la nona, o a hacer la comida? Y no como un favor sino porque sos una persona, que no es de derecho natural que naciste para servir, sino que es una explotación lisa y llana de la cual se vale la ‘clase hombres’. ¿Cuántos hombres pueden asegurar que no acosan sexualmente a sus compañeras de trabajo, de militancia y que dejan de ver una teta y un culo para ver una igual con la que podemos tener relaciones de reciprocidad y no jerárquicas?”, preguntó.

Fernández Avello afirmó: “¿Quién le da la audiencia a Tinelli? Por solo mencionar uno de los tantos programas emblemáticos bien misógino. ¿Quién consume prostitución? ¿Quién consume las industrias multimillonarias para que la mujeres parezcamos eternamente jóvenes aún a riesgo de nuestra propia vida? ¿Quién cosifica a las mujeres dando una opinión que nadie les pidió sobre nuestro cuerpo? ¿Quién le dice a sus hijas mujeres ‘no juegues a la pelota porque sos un marimacho’ o al varón ‘no cocines que es de puto’? ¿Quién echa de un bar a dos compañeras lesbianas porque se están besando? ¿Qué heterosexual salió a defenderlas? ¿Quién hace la comida, lleva los hijos al médico, se hace cargo de los viejos de la familia, lava, plancha, limpia la casa a pesar de trabajar fuera de su hogar? Y no quiero dejar de lado a las compañeras travestis y transgéneros que también son víctimas de la violencia del patriarcado”.

Finalmente, la militante discrepó con la consigna que responsabiliza al Estado “porque con eso están licuando la responsabilidad y legitimando el poder que detenta la ‘clase hombre’ sobre el objeto que somos ‘las mujeres’ y que hace de la misma una relación desigual signada en la violencia y en la apropiación de nuestro cuerpo y que, en casos extremos, llega a la supresión misma del objeto –como son los femicidios-“.

Se realizaron dos nuevas inspecciones oculares en el marco del juicio por crímenes de lesa humanidad contra 25 represores que se desempeñaron durante la dictadura en jurisdicción de la Base Puerto Belgrano.

El fiscal José Nebbia dijo esta mañana a FM de la Calle que el martes las partes recorrieron la Base Espora junto a un testigo que se desempeñó como radio operador en la época de los hechos y que en el juicio había relatado un traslado de detenidos encapuchados y engrillados desde Espora hasta Rawson. “Lo que hizo fue reconocer el lugar y cómo fue ese operativo”, aseguró.

Por otra parte, Nebbia se refirió a la segunda inspección en el actual Museo del Puerto, que “fue sede de Prefectura de Ingeniero White”. Allí “asistieron tres sobrevivientes que reconocieron los lugares por donde pasaron” y uno de ellos  “encontró la celda en donde había estado en aquella época. Una situación muy fuerte para los sobrevivientes y para las partes”.

Una nueva querella involucra al jefe del Ejército, Cesar Milani, en delitos contra la humanidad. Una víctima del terrorismo de Estado lo ubica en el momento en que fue liberado de un centro de detención clandestino.

“El día lunes estuvimos instruyéndonos como querellantes y en el día ayer tuvimos notificación de que fuimos aceptado” dijo a FM De la Calle el abogado Matías Aufieri, del Centro de Profesionales por los Derechos Humanos.

Asimismó afirmó que “Oscar Schaller lo que viene a denunciar son las condiciones que vivió en 30 días de detención en el Batallón 141 de la ciudad de La Rioja”.

El abogado explicó que “años atrás, cuando se cuestionó el pliego de designación al mando del Ejército de Milani en el Senado Nacional, ante un cuestionario enviado por el CELS, basado en las denuncias anteriores, la familia del conscripto desaparecido Alberto Ledo, Alfredo Olivera que desde 1979 lo viene denunciando a Milani, este había limitado su desempeño durante estos años de la dictadura a tareas casi de obras civiles que realizaba el Ejército y las circunscribía a este batallón donde decía que nunca hubo un centro de detención y que mucho menos habían pasado civiles”.

Es en ese marco de acusaciones públicas y desmentidas que, según Aufieri, “la denuncia de Oscar (Schaller) viene a completar ese rompecabezas junto a las otras denuncias anteriores porque da por tierra todas las coartadas”.

Finalmente, el profesional militante por los derechos humanos explicó que “la imputación es por el delito de genocidio. Tiene la particularidad de que el ataque no es indiscriminado sobre la población sino que tiene objetivos claros, grupos sociales, activistas políticos puntales, que eran justamente los adversarios a los planes que traía la dictadura”.


Foto: LaIzquierdaDiario

La Mesa de Discusión Social e Institucional coordinada por la Procuraduría de Crímenes contra la Humanidad a cargo del dr. Jorge Auat, se reunió el viernes pasado. El cuerpo está integrado por organismos de derechos humanos, querellantes, funcionarios y fiscales.

Según dijo a FM de la Calle Alberto Rodríguez, integrante de la Liga Argentina por los Derechos del Hombre, “cada uno manifestó sus posiciones de defensa de la actuación de los fiscales. Vemos una cierta mejoría con el nuevo nombramiento del juez. Pero hay una corporación judicial que te deja avanzar hasta cierto punto. Después de ahí, por delante, dicho por todos los integrantes de la mesa, fundamentalmente hacia los civiles cierran las puertas, cajonean los expedientes y dentro de esos expedientes por su puesto desde Bahía Blanca le corresponde a Massot y Montezanti”.

Por su parte, la coordinadora de la Procuraduría de Crímenes contra la Humanidad, Carolina Varsky, adelantó que el jueves 4 el plenario del Consejo de la Magistratura analizará la recomendación de la Comisión de Selección de apartar a los jueces subrogantes Santiago Ulpiano Martínez y Claudio Pontet. “Vamos a ver si acepta la resolución, lo aparta al abogado Martínez y designa un juez en tanto lo dispone la normativa. Fue consultada la dra. Marrón (titular del Juzgado Federal Nº2) y en atención al volumen de causas que tiene tramitando se le dificulta asumir otro. Lo mismo con el juez Bava que también está subrogando juzgados de Azul y de Mar del Plata”. Este último a su vez integra el Tribunal Oral subrogante que lleva adelante los juicios de lesa en la ciudad.

Varsky destacó que “fue importante la reunión en el sentido de convalidar de manera unánime la decisión de la Comisión de Selección”.

La Comisión de Selección de Magistrados y Escuela Judicial del Consejo de la Magistratura analizó hoy las resoluciones que la Cámara Federal de Bahía Blanca había elevado, a propósito de los planteos que cuestionaban las designaciones de los jueces subrogantes Claudio Pontet en las causas contra civiles partícipes del terrorismo de Estado y de Santiago Ulpiano Martínez como subrogante a cargo de todo el Juzgado Federal Nº 1 de Bahía Blanca.

En su sesión la Comisión resolvió por mayoría que las comunicaciones de la Cámara de Apelaciones local debían ser analizadas por el Consejo, decidió no ratificarlas y designar como juez subrogante del Juzgado Federal Nº 1 de Bahía Blanca al dr. Alejo Ramos Padilla, titular del Juzgado Federal de Dolores. Mañana a las 11 se reunirá la Mesa de Discusión auspiciada por la Procuraduría de Crímenes contra la Humanidad en Colón 80.

Ramos Padilla nació en Capital Federal en 1975, es docente de la UBA y ya intervino en causas penales por violaciones a los derechos humanos. Realizó la acusación contra Miguel Osvaldo Etchecolatz, en el primer juicio oral y público después de la derogación de las leyes de obediencia debida y punto final. Acusó además al capellán Von Wernich y a Jorge Rafael Videla en la causa conocida como práctica sistemática de robo de bebés.

La nota completa en www.juiciobahiablanca.wordpress.com

El Juzgado de Instrucción número Nº 12 había dictado para el día de ayer a las 10 horas una audiencia de Habeas Corpus interpuesto por Nora Cortiñas, de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora. Debían presentarse el Jefe de Estado Mayor General del Ejército, Tte. General Cesar Milani, el ministro de defensa, Ing. Agustín Rossi y el presidente de la conferencia episcopal argentina monseñor José María Arancedo.

La instancia “se suspendió y se postergó hasta mediados de Junio por decisión del Tribunal diciendo que había inconvenientes en el papelerío” dijo Cortiñas a FM de la Calle.

Según la histórica dirigente, el motivo del recurso es para “saber qué pasó con mi hijo Carlos Gustavo. Las personas citadas como testigo tienen acceso a información. El gobierno tiene que decidirse a abrir los archivos para decirnos qué pasó”.

El titular de la Procuraduría de Crímenes contra la Humanidad, Jorge Auat, afirmó que “pareciera como una confabulación , una especie de conjura de sectores de poder judicial, de impedir el avance de las causas”. Lo hizo en referencia a la declaración de ilegalidad por parte del juez federal subrogante, Santiago Ulpiano Martínez.

Sobre los argumentos del juez, Auat dijo que “no es fácil comprender el hecho de que es válido todo lo actuado pero ilegal la designación, hay una cosa bastante complicada para comprender incluso a la luz de cualquier parámetro del derecho. Es decir, pone en crisis la habilitación para actuar pero legitima lo actuado. ¿Cómo se entiende eso? Si para actuar yo tengo que tener una habilitación legal, y si actué ilegalmente no sé cómo pueden validar lo que hice. Es decir, hay una cosa bastante curiosa”.

Respecto de la resistencia de amplios sectores judiciales a avanzar con estas causas por delitos contra la Humanidad, el titular de la Procuraduría explicó que “hay una cuestión que a mí me llama la atención. El presidente de la Corte ha dicho que esto es política de Estado. Y si esto es así me parece que toda la agencia judicial debería alinearse a ese objetivo, que es política de Estado y que hay que avanzar en las causas. Cualquier martingala procesal que impida el avance debe ser rechazada”.

Finalmente, Auat describió la actitud corporativa que “que nosotros venimos observando. No es fácil avanzar con los civiles y mucho menos con los grupos económicos del poder real. La propia corporación se defiende. Esto era previsible”.

Foto: fiscales.gob.ar

Hoy se desarrollará la cuarta edición de Bahía Originaria. Se trata de un espacio de reflexión sobre la hist oria, el presente y las culturas originarias de nuestro territorio convocado por la organización Kumelen Newen Mapu y FM De la Calle.

La actividad se realiza en el marco del 156 aniversario de la masacre del 19 de mayo de 1859, cuando más de 200 mapuches, ranqueles y tehuelches fueron asesinados e incendiados por días en la plaza central del Fuerte Argentino.

A las 20 hs en Alem 1253 participará del encuentro Félix Díaz, qarashé qom de la Comunidad Potae Napocna Navogoh La Primavera de Formosa, quien visitó la FM de la Calle durante esta mañana y dialogó con Mauro Llaneza sobre las problemáticas de los pueblos originarios en la actualidad, que intentan visibilizar a través del acampe que mantienen desde hace tres meses en la Avenida 9 de Julio de Capital Federal.

 

Santiago Ulpiano Martínez, juez federal subrogante, declaró ilegal la resolución de la Procuración General de la Nación que en 20 13 designó como fiscales federales ad hoc a José Nebbia y Miguel Palazzani.

En diálogo con Mauro Llaneza durante el programa En Eso Estamos de la FM de la Calle, Nebbia afirmó que “es parte de una maniobra que venimos denunciando desde el año pasado. Un hito más en esa avanzada que están llevando adelante”.

El funcionario recordó que el juez (Ulpiano Martínez) “ha sido denunciado por su actuación y por su situación irregular frente a un juzgado, cuando hay una jueza titular en la jurisdicción”

Respecto de la ilegalidad resuelta por Martínez, Nebbia explicó que “el Tribunal Oral que está juzgando en Bahía Blanca en dos oportunidades distintas rechazó esa situación. Básicamente porque tanto la defensa como el juez citan una resolución adoptada por la Corte Suprema en 2013 respecto de una fiscal que estaba subrogando ante la Corte. Nosotros señalamos que no es así en nuestro caso porque nosotros aquí no estamos como subrogantes, nosotros estamos como ad
hoc”.

Las instancias administrativas por las que seguirá el trámite serán la Cámara Federal y el Concejo de la Magistratura. Mientras no se diriman las posiciones, los fiscales impugnados por Martínez seguirán con su labor normalmente.

El funcionario también recordó que “Martínez tiene un antecedente respecto del fiscal Córdoba cuando se le planteó la nulidad de su designación. La Cámara (Federal) rechazó ese planteo. Tendrá que buscar nuevos argumentos. Y luego el Concejo de la Magistratura deberá intervenir no ya jurídicamente sino por lo que está sucediendo laboralmente”.

Relmu Ñanku, Martín Maliqueo y Mauricio Rain fueron imputados por “tentativa de homicidio con alevosía”. La justicia provincial se basó en la Ley Antiterrorista Nº26.734. Lxs imputadxs integran la comunidad Mapuche Winkul Newen de la provincia de Neuquén, entre la ciudad de Zapala y Cutral-Co.

Enuna entrevista realizada por Mauro Llaneza durante el programa En Eso Estamos de la FM De la Calle, Relmu Ñanku explicó que “hubo una legítima defensa” y agregó que “el día que sucedió esto nosotros estábamos en un velorio, enterrando a una bebé que nació con una malformación terrible, y esto se da porque hay contaminación”.

Según un artículo publicado por Federico Paterno en ANCAP, “la madrugada del 28 de diciembre del 2012 la ‘justicia’ neuquina sorprendió a la comunidad mapuche tras una gran cantidad de topadoras que se acercaron a su territorio, junto con el apoyo de las camionetas de la multinacional norteamericana Apache (hoy YPF). Se resistió el desalojo que los invadió, la principal defensa para echarlos fueron las piedras que estaban al alcance para evitar perder lo que les corresponde. Este desenlace es el que hoy cae sobre los originarios Mapuches. Relmu Ñanku recibió la acusación de homicidio agravado en grado de tentativa y daño agravado. Martin Maliqueo y Mauricio Rain están acusados de daño agravado”.

Foto: Cartago.